Publicado el 26-04-2006 / Edición Nº 4 / Año III

 














HACIA UNA DECONSTRUCCIÓN DEL CONCEPTO DE BIENESTAR UNIVERSITARIO
por Contecha Carrillo, Luis Felipe
Universidad del Tolima, Colombia
Contecha Carrillo, Luis Felipe (26-04-2006). HACIA UNA DECONSTRUCCIÓN DEL CONCEPTO DE BIENESTAR UNIVERSITARIO.
HOLOGRAMATICA - Facultad de Ciencias Sociales UNLZ
Año III, Número 4, V4
ISSN 1668-5024
URL del Documento : https://cienciared.com.ar/ra/doc.php?n=415
URL de la Revista : https://www.hologramatica.com.ar

RESUMEN:
El trabajo de investigación se plantea como pregunta de investigación: ¿Cuáles 
son los sentidos de Bienestar Universitario que subyacen en las comprensiones y 
demandas de los usuarios así como en las políticas y ofertas institucionales de las 
universidades colombianas. La investigación se realiza desde la hermenéutica, 
a partir del enfoque de la investigación cualitativa. La investigación se encuentra
 en la fase de recolección de información y se espera presentar el informe final
 en el primer semestre del 2007.
PALABRAS CLAVE: Calidad de vida, Bienestar, Universidad.
ABSTRACT:
This investigation has as a main enquire: ¿Which are the different senses of University Welfare that come from comprehensions and demands of the users as well as the policies and insitutional offerts of  the universities. The investigation is being done from the Hermeneutics, based on cualitative investigation. The investigation is at the information recolection phase and the final results will be hand out in the fist semester of 2007.
KEYWORDS: Life quality, Welfare, University

Introducción

 

La aproximación al campo de conocimiento sobre el Bienestar Universitario implica  enfrentarse a un sinnúmero de perspectivas ideológicas, epistemológicas y metodológicas que hacen complejo ese campo de investigación.

 

Como un ejemplo,  se observa que el Bienestar Universitario en las Instituciones de Educación Superior  (IES) en Colombia, ha sido asumido desde las unidades académicas y / o administrativas, lo que se deriva en una  falta de claridad en si se es una dependencia administrativa o académica.

 

Esta es una dificultad que genera dispersión, en tanto que la concepción de Bienestar difiere de institución en institución, de acuerdo a la dependencia que la administre lo que indica que la responsabilidad y el enfoque del Bienestar no es un tema definido ni al interior de ellas ni en su conjunto.

 

Esta situación no es ajena a la creación un tanto desordenada de las universidades en Colombia. El referente histórico confirma esta afirmación en tanto que el desarrollo de los acontecimientos políticos, sociales, educativos del país tocaron de alguna manera a la institución universitaria; estos acontecimientos más los eventos y las exigencias en materia de alimentación, alojamiento y actividades deportivas lideradas por los estudiantes[1] al interior de las universidades, configurarían lo que podría ser el inicio de la consolidación de lo que hoy en las Instituciones de Educación Superior Colombianas se denomina Bienestar Universitario.

 

Colombia vivó en la década del  1946 un periodo denominado de la violencia, sin embargo, los años 50 son para la Educación Superior un periodo durante el cual sucedieron dos hechos muy relevantes: primero, se fundaron seis universidades privadas y cuatro oficiales y segundo,  como producto de la dinámica de esa vida universitaria el Gobierno creó el Instituto Colombiano para la Especialización Técnica en el Exterior –ICETEX-, (1950), el Fondo Universitario Nacional, -FUN- (1954), y la Asociación Colombiana de universidades, -ASCUN-, (1958.

 

Durante los años anteriores a la creación del Fondo Universitario Nacional –FUN-, las universidades carecían de representación ante el Ministerio de Educación Nacional –MEN-, y por consiguiente no se coordinaban las instituciones entre sí. Es a partir de la Creación del Fondo Universitario Nacional –FUN-, con la colaboración del Instituto Colombiano para la Especialización Técnica en el Exterior, -ICETEX-, que se realizan actividades para rectores, decanos y directivas universitarias y de donde surgen los primeros actos del planeamiento integral de la educación (Barrientos,1983)

 

En 1957 el Gobierno militar ocupa y se toma los consejos superiores de las universidades públicas nombrando delegados sin ningún vínculo con la vida universitaria, y es precisamente en 1957 cuando el gobierno mediante un acto de Ley creó los primeros Juegos Nacionales Universitarios. (ARIZA, A. 1984)

 

Estos juegos se celebraron por primera vez en Bogotá en 1958 (El TIEMPO 1958), lo que se convierte en la primera manifestación de carácter nacional, para integrar a los estudiantes universitarios colombianos en torno a una actividad propia de la juventud universitaria. Para el trabajo de investigación, este acontecimiento nacional, dadas sus características,  podría ser la piedra angular de la organización del Bienestar Universitario en Colombia; sustenta esta afirmación el hecho que desde esta primera convocatoria estudiantil universitaria a nivel nacional en 1958, la participación de los estudiantes   en materia de actividad física y deporte se muestra como la de mayor participación  en las programaciones inherentes a los eventos de la juventud universitaria colombiana[2].

 

A manera de síntesis puede decirse que: la organización estudiantil en torno a la actividad  física y deportiva con el apoyo del Fondo Universitario Nacional –FUN-, la  declaración sobre la necesidad de adoptar una política general universitaria en materia de vida y bienestar estudiantiles por parte de la Asociación Colombiana de Universidades –ASCUN-,  (Barrientos, 1983), la Ley 80 del 80, la Ley 30 de 1992, los actos administrativos del Consejo Nacional de Educación Superior –CESU-, las Políticas de Bienestar Universitario, la labor del Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación Superior –ICFES-, y en los últimos años la reactivación del Fondo Universitario Nacional, fueron los entes y acontecimientos nacionales mas sobresalientes, que intervinieron en la consolidación y conceptualización de lo que inicialmente se denominó Bienestar Integral, Bienestar social, Bienestar Estudiantil,  y finalmente en la Ley 30 de 1992,  Bienestar Universitario.

 

Las actividades del Bienestar Universitario han estado siempre regidas por decretos, leyes, acuerdos, resoluciones y reglamentos[3], es decir, no se han implementado mecanismos de consulta, ni existen investigaciones de profesores, estudiantes o directivos de la universidad pública  donde el objeto de estudio sea el Bienestar Universitario[4]; es desde otras instancias que lo normatizan.

 

En este sentido, para una mejor comprensión del concepto de Bienestar Universitario en el contexto colombiano, como alternativa de una visión curricular, es pertinente consultar a los estamentos universitarios ligados a la realidad universitaria y paralelamente recurrir a la Constitución Política y a la normatividad sobre el Bienestar.

 

Complementaria en este tipo de visión  se recurre también a las diferentes reglamentaciones emitidas en cada una de las universidades objeto de estudio, obteniendo información respecto al desarrollo y evolución del concepto de Bienestar Universitario en un contexto específico.

 

Los decretos, Leyes, Acuerdos y Resoluciones, hacen énfasis en el Bienestar estudiantil, el Bienestar de los profesores y el Bienestar de  los administrativos; sin embargo, poco o nada se legisla del Bienestar Institucional. es decir, no se tienen en cuenta los espacios, los ambientes de trabajo, la satisfacción de necesidades materiales, la coherencia con el trabajo que se realiza y las condiciones en las cuales se lleva a cabo ese trabajo; en otras palabras se desconoce en ellas, que “el ambiente institucional favorece u obstaculiza el trabajo académico. (Henao y otros, 2002)  Pero, ese concepto de institución debe leerse de manera más amplia, no como edificios, laboratorios, salones o escenarios deportivos únicamente; la Institución es el espacio en donde se desarrollan actividades propias de estudiantes, profesores y administrativos en cumplimiento del objetivo que la sociedad le ha encomendado: formar ciudadanos con capacidades éticas, morales e intelectuales que los habilite para integrarse a la sociedad como individuos que coadyuvarán en la construcción de un mejor país; es una Institución con obligaciones sociales flexibles, donde la producción de conocimientos, y el pensamiento crítico como lugar de ejercicio de la cultura académica, en donde el currículo está centrado además, en la persona, en el estudiante y en la investigación.

 

La relación o posible contradicción entre lo normado, con las diferentes sentidos de Bienestar Universitario, la relación o contradicción con el diseño y desarrollo de los procesos y acciones de la vida universitaria, con las diferentes maneras de ver, comprender y entender el Bienestar Universitario y su hacer cotidiano,  configuran entonces, un campo posible de estudio.

 

Así las cosas, es conveniente resaltar, que este proyecto se centra en los estudiantes, docentes, administrativos  y directivos del Bienestar Universitario, convirtiéndolos en sujetos de investigación para identificar en ellos, diferentes maneras de ver hacer y entender el Bienestar universitario.

 

Marco Teórico

 

El Bienestar Universitario como objeto de investigación, implicó una reflexión sobre los fundamentos teóricos de la producción académica sobre el Bienestar Universitario.

 

La identificación, trajo consigo, necesariamente, la distinción entre el concepto de producción científica del Bienestar Universitario sobre sí mismo, y producción sobre la calidad del bienestar, cobertura de los programas, servicios y eventos ofrecidos a la comunidad universitaria como Bienestar.

 

Alberto Gutiérrez, S. J. En 1995, escribió el libro El Bienestar Integral de la comunidad universitaria, que se convirtió en consulta obligada para quienes nos ocuparíamos del Bienestar Universitario. El autor presenta como dato importante  la evolución del  Bienestar en la universidad colombiana en los años anteriores a la publicación de su obra, resalta el sentido comunitario del Bienestar Universitario como creador de conciencia colectiva de pertenencia al Alma Mater, reconoce los limites y peligros de la universidad profesionalizante y en general como el mismo lo escribe: “El libro es una señal en el camino que estamos recorriendo para lograr el Bienestar integral de la comunidad universitaria..... Presenta ideas y propuestas que deben ser profundizadas y complementadas.”

 

El libro, “La investigación sobre la Educación Superior en Colombia. Un estado del arte”, escrito por Elba Martínez de Dueri y Martha Vargas de Abella, publicado en el 2002, muestra que del análisis temático de los 142 informes de investigación que seleccionaron,  constituyeron 11 categorías  de objeto de investigación. Una de ellas es el Bienestar Universitario.

Dan cuenta de 8 investigaciones  realizadas por las universidades colombianas sobre el Bienestar.  Las autoras manifiestan de los 142 investigaciones que:

 

 Los pocos estudios que se pueden reconocer como investigaciones que representan una contribución a la formulación de políticas nacionales son predominantemente contratados por el Estado (ICFES, FONADE, COLCIENCIAS...) en ellos participan reconocidos académicos de las universidades consultores independientes, representantes de asociaciones y gremios quienes individualmente o en grupos, avanzan en el estudio de algunas problemáticas..”

 

El libro en la categoría: Bienestar Universitario (P. 55), consigna que es a partir de la década de los 90 y precisamente con la promulgación de la Ley  General de Educación que el concepto de Bienestar Universitario se registró como tema de investigación en los estados del arte de la Educación Superior. Además hace énfasis en que uno de los estudios de la Misión Nacional para la modernización de la Educación Pública estableció los fundamentos para un nuevo diseño del Bienestar Universitario. En ese mismo sentido las autoras reconocen el documento de la Misión como el gatillo que impulso al ICFES a promover políticas de Bienestar Universitario acogidas posteriormente por algunas instituciones  de Educación Superior.

 

Este  estado del Arte de la investigación sobre la Educación Superior muestra los siguientes datos sobre la investigación en Bienestar Universitario:

 

Existen 120 proyectos de Bienestar Universitario, no investigativos, sino orientados a desarrollar tales políticas apoyadas por el Estado; Los comités Regionales de Educación Superior –CRES- han facilitado la conexión en red de los mismos.

Esta dinámica  en la realización de proyectos de desarrollo no se refleja en cambio en la actividad investigativa de las instituciones. De los 8 estudios incluidos en esta categoría, 7 fueron auspiciados por el ICFES y sólo uno se origina en el interés investigativo de la universidad.

 

El ICFES  y ASCUN, se  han ocupado del Bienestar en la Educación Superior, han ejercido liderazgo y sus documentos, diagnósticos, encuentros, plenos,  y bibliografía específica  sobre el Bienestar  han sido el motor que ha impulsado y mantenido vivo el interés por la investigación en cada uno de los temas del Bienestar en la Educación Superior.

 

En 1983, con motivo de la celebración de las bodas de Plata de la Asociación Colombiana de Universidades – ASCUN-,  publicó en  dos tomos la historia de la Asociación cuyo autor fue el profesor de la Universidad de Antioquia, José Barrientos Arango. El autor da cuenta de la vida de la Asociación  de 1.957 a 1.983, lo que convierte a su obra en un material histórico de gran importancia para la Educación Superior en Colombia.

 

ASCUN trabaja en procesos para la consolidación de la temática del Bienestar al interior de las Instituciones de Educación Superior, a través de la organización de encuentros para Rectores, funcionarios de Bienestar y la organización de los pleno Nacional de Bienestar. Puede afirmarse que todo el esfuerzo se sintetiza en el Acuerdo 5 de 2003 del consejo Nacional de Rectores de ASCUN, donde se adoptan las políticas Nacionales de Bienestar Universitario. El documento reconoce las Políticas Nacionales de Bienestar Universitario expedidas por el Ministerio de educación Nacional, a partir de la Ley 30 del 92, sin embargo, desde el interior de ASCUN se propició una reflexión al respecto que termino en el documento propuesta aquí mencionado; allí se asume términos como formación integral, calidad de vida y construcción de comunidad, pero, no se fija o elabora una factura teórica  frente a los mismos. Se aprecian vacíos investigativos en temáticas que corresponde a expectativas ampliamente planteadas y relacionadas con el carácter asistencialista, y paternalista del Bienestar, lo que no permite la elaboración de un concepto renovado que a su vez contribuya a la misión prioritaria de la universidad que es el desarrollo del conocimiento.

 

 El ICFES, ha propiciado la realización de dos diagnósticos nacionales sobre el Bienestar Universitario. El primero fue realizado por su División de Planeación  en 1973. el estudio fue llamado “Diagnóstico y criterios básicos sobre el Bienestar Universitario”.

 

El diagnostico arrojo resultados que dejaron al descubierto puntos tales como: vaguedad de los objetivos, deficiente planeación, financiación insuficiente, fallas administrativas, poca atención a las actividades de integración de las instituciones, y restricción en la asignación de auxilios.

 

El segundo diagnóstico se realizó en 1998, con colaboración de la universidad del Valle. Su objetivo fue conocer las condiciones y situaciones que presentaban las unidades de Bienestar Universitario, en las instituciones de Educación Superior del país, encargadas de desarrollar los programas, proyectos y actividades orientadas al “desarrollo físico, mental, espiritual y social de estudiantes, docentes, directivos y demás personas vinculadas a las instituciones de Educación Superior(ICFES - Universidad del Valle 1998).

 

Concluyó que la participación era muy disímil, ya sea por la modalidad de formación y el horario de los programas académicos, si son diurnos o nocturnos, ya por las condiciones del personal docente o administrativo, sobre todo en las instituciones que ofrecen carreras técnicas y tecnológicas con horario nocturno. La mayor participación de las comunidades se da en eventos culturales y deportivos pero más como publico asistente, los docentes y funcionarios participan muy escasamente. Siguen existiendo dificultades en la asignación y el manejo del deficiente 2% que según la Ley hay que asignar a Bienestar para su funcionamiento; no se da autonomía en su manejo. En cuanto a la cooperación interinstitucional, el diagnóstico concluía que la creación de redes regionales de Bienestar le dio impulso y fortaleza a la identificación de intereses y propósitos comunes.

 

A partir de ese diagnóstico, se empieza a observar al interior de las unidades de Bienestar Universitario y las redes regionales y locales, un trabajo mucho más concertado y coordinado sobre los aspectos más relevantes que se deben fortalecer en el Bienestar Universitario.

El ICFES, igualmente publico en el año 2002, el documento: Reflexiones sobre Bienestar Universitario. Una mirada desde la educación a distancia y nocturna. El documento identifica una población aproximada al 36% matriculada en la modalidad a distancia y nocturna. Sin embargo lo ejes problemáticos también identificados no son asumidos desde una postura investigativa, sino que se les asume desde una generalidad centrada el rol de los encargados de dirigir los programas,  de los recursos y de la permanencia de los estudiantes en las instituciones, es decir se cae en las mismas apreciaciones de los estudios de los diagnósticos de la modalidad presencial. Podría leerse en este documento una tendencia no intencionada de identificar el Bienestar con el tiempo libre o las actividades extra clase de los estudiantes. El estudio no da cuenta del rol de los docentes en los procesos del Bienestar.

 

En las conclusiones se lee que no existe un plan institucional de Bienestar para estos programas, que es una instancia prestadora de servicios, pero a su vez brinda algunas reflexiones serias sobre el bien ser, y el bien vivir como producto de un proceso educativo que llevaría consigo un replanteamiento del concepto de Bienestar, lo que resulta bien interesante. Al final del documento se ilustra sobre las principales publicaciones sobre el Bienestar Universitario en Colombia.

 

El Consejo Nacional de Política Económica y Social en Septiembre de 1993, aprobó la organización de la Misión Nacional para la Modernización de la Educación Pública. La  Misión en sintonía con las orientaciones del Decreto,  en el documento Informe Final (1995), planteó estrategias de fortalecimiento que articulan la participación de toda la sociedad colombiana,   sintetizo las principales recomendaciones y el Plan de Acción propuestos en los Estudios de Base, presentó una convocatoria a todo el liderazgo nacional  y a la sociedad civil para fortalecer la universidad pública y el conjunto del sistema educativo, y además proporcionó estadísticas de la Educación Superior.

 

El documento da cuenta de del Sistema Nacional de Bienestar Estudiantil  referenciado en la Ley 30 de 1992 y se identifica con las políticas del Bienestar plasmadas en la Misión de Ciencia, Educación y Desarrollo en el sentido que estas son base para mejorar oportunidades educativas, evitar deserciones y apoyar el mejoramiento de la calidad en estudiantes de bajo rendimiento.

El documento es claro y contundente al plantear el fortalecimiento de la comunidad universitaria como un todo en el cual debe existir interacción permanente; también es claro al referirse al Bienestar exclusivamente estudiantil. Cabe destacarse la referencia que se hace respecto a los egresados.

 

De la misma manera en el capitulo 2 “Recomendaciones y Plan de Acción”, y como política de equidad, establece un objetivo del Bienestar Universitario con base en programas que faciliten a cada uno de los miembros de la comunidad universitaria los medios necesarios para poner a disposición de los fines de la academia, de la docencia, del estudio, de la investigación y de la proyección hacia la sociedad, todas las potencialidades personales.

 

El documento en lo que a estructura se refiere, da cuenta de  la propuesta de darle al Bienestar Universitario el rango de Vicerrectoría, de estructura liviana, que fuera básicamente gestionadora de recursos y que promueva y apoye la participación y las propuestas de la comunidad bajo criterios de reciprocidad.

 

Esta propuesta administrativamente es muy interesante ya que le da status, pero, al catalogarla  básicamente como gestionadora de recursos la limita en su radio de acción y además podría leerse como un contrasentido cuando el mismo documento sugiere los fundamentos para un nuevo enfoque de Bienestar Universitario basado en actividades (Prácticas sociales endógenas y grupos de trabajo), que en lo posible busquen la congruencia entre proyectos, programas y actividades de Bienestar y los recursos curriculares, los servicios académicos y de investigación respectivas. 

Reconocida esa posible contradicción, hay que resaltar igualmente que el documento, apunta hacia un enfoque sustentado en la calidad de vida, pero, trascendiendo el asistencialismo sin prescindir de la prestación de los servicios básicos, de tal manera que a su vez no los constituya en su centro; menciona las oportunidades de apoyo curricular e investigativo, dando prioridad al trabajo grupal y círculos de participación enfatizando la articulación Inter.-disciplinaria, Inter.-facultades y también Inter.-institucionales.

A manera de síntesis puede decirse que el documento invita a la construcción de una concepción renovada del Bienestar que contribuya a la misión de la universidad que es el desarrollo del conocimiento.

El libro Educación Superior Sociedad e Investigación de Myriam Henao W y otros, publicado por COLCIENCIAS y ASCUN en el 2002, recoge los principales trabajos producto de las reflexiones del seminario permanente.

 

Dan cuenta de temas como: “Nuevas relaciones entre la Universidad, el Estado y la Sociedad”, “Universidad y Excelencia”, “Educación Superior como objeto de reflexión  e investigación”, y “La Acreditación en Colombia: ¿Esfuerzos e Impacto Institucionales o Nacionales?”,  y dedican un pequeño pero significativo espacio  al Bienestar Institucional asociado por una parte, a la satisfacción de necesidades materiales ligadas a la disponibilidad de espacios y de servicios y, por otra parte a la coherencia entre el trabajo que se realiza y las condiciones en las cuales se lleva a cabo ese trabajo.

 

Ofrece además, una concepción de Bienestar que debe “ir más allá de la satisfacción de las necesidades más inmediatas”, es decir, un Bienestar inherente a “la formación académica y a la formación ética, al desarrollo de la sensibilidad y el impulso al deseo y a la voluntad”. Sin duda la concepción de una universidad centrada en los estudiantes y en la investigación, es un llamado a reflexionar sobre el papel del Bienestar institucional.

 

Metodología

 

La investigación se inscribe en el  enfoque propio de la investigación cualitativa, se pretende entender una situación social como un todo, reconociendo y teniendo en cuenta sus propiedades y dinámicas. Este tipo de investigación utiliza la inducción tratando de dar sentido a la situación según la interpretación de los informantes, intentando no imponer preconceptos al problema analizado[5].

 

Al hablar sobre análisis cualitativo, se hace mención no a la cuantificación de los datos  cualitativos, sino al proceso no matemático de interpretación, realizado con el propósito de descubrir  conceptos y relaciones en los datos brutos y luego organizarlos en un esquema explicativo teórico[6]  .

 

La estrategia a utilizar es el Análisis de contenido.

Como análisis de contenido se designa: un conjunto de técnicas de análisis de comunicaciones tendente a obtener indicadores (cuantitativos o no) por procedimientos sistemáticos y objetivos de descripción del contenido de los mensajes, permitiendo la inferencia de conocimientos relativos a las condiciones de producción/recepción (variables inferidas) de estos mensajes. (BARDINI, 1986)

 

Como técnica se utilizará: la entrevista y los grupos de discusión; Indagar un problema y comprenderlo tal como es conceptualizado e interpretado por los sujetos  estudiados sin imponer categorías preconcebidas, es posible mediante el encuentro cara a cara con las personas, es decir, mediante las entrevistas. En términos generales, la entrevista personal es una conversación o un intercambio verbal cara a cara, que tiene como propósito conocer en detalle lo que piensa o siente una persona  con respecto a un tema o a una situación particular.

La entrevista será estructurada con una guía, a y en caso de ser necesario se utilizaran medios electrónicos[7]; los mismos temas y preguntas serán tratados con los directivos del Bienestar Universitario de las tres universidades.

 

El trabajo con grupos de discusión[8], permitirá al investigador interactuar con los sujetos del Bienestar Universitario; se asume que un grupo de discusión no es una mera colección de elementos. Para que haya grupo, es necesario que hallan establecido relaciones entre sus miembros, lo que significa que en la primera reunión no se tienen sino participantes todavía individualizados. Nada, sino la común respuesta a una convocatoria exterior, los liga. El grupo se constituirá en proceso, y habrá de hacerlo de la única forma en que es posible: hablando. En un grupo de discusión hay dos clases de relaciones: la que une a cada individuo con el grupo de pares, y la que liga a éste con el coordinador del grupo, o el investigador. La constitución de un grupo se da en el punto de cruce de ambas. (Delgado y Gutierrez , 1995).

 

La selección de la muestra

 

Para definir los criterios de selección de los grupos que conformaran la muestra, la población a estudiar se caracterizará en términos de: edad, sexo, procedencia, estrato social, utilización de los servicios de bienestar, facultad, semestre, o tiempo de servicio.

 

De hecho, el tipo de conocimiento y experiencias de los estudiantes profesores y administrativos que llevan más de cuatro años de servicio o de estudio va a ser diferente al de aquellas personas que sólo han permanecido en la universidad uno o dos años.

 

De la misma manera la opinión y requerimientos de los estudiantes provenientes de  poblaciones diferentes a la ciudad sede de la universidad, tendrán pensamientos y experiencias diferentes a quienes han vivido en la misma ciudad, es decir quienes no han dejado su núcleo familiar.

 

Es necesario aclarar que el objetivo de seleccionar grupos a partir de variables ejes no es buscar una representatividad estadística. Se espera en cambio delimitar los espacios de interacción social organizados de manera homogénea, en torno a experiencias compartidas y validadas culturalmente por las personas, hecho este que puede fundamentar el conocimiento que tienen sobre aspectos que pueden fundamentar el conocimiento que tienen sobre aspectos que los afectan en tanto comunidad, como en este caso el bienestar universitario.(Bonilla y Rodríguez 2005)

 

Con los estudiantes, profesores y administrativos, se utiliza la técnica grupos de discusión.

 

Con los estudiantes, se conforman grupos de discusión de que reúnan las siguientes características: un grupo de discusión con estudiantes cuya residencia original se la ciudad sede de la universidad y estudiantes que provengan de poblaciones diferentes de la ciudad sede de la universidad; un grupo de discusión donde el 50%  de los estudiantes sean usuarios de los restaurantes y residencias estudiantiles  y el otro donde  el 50% estudiantes no utilicen dichos servicios; finalmente, un grupo de discusión con estudiantes de diferentes facultades al azar (en toral tres grupos con estudiantes)

 

Con los profesores y administrativos se conformaran dos grupos de discusión por cada estamento con las siguientes características: Un grupo de profesores con  el 50% sean docentes con más de 25 años de servicio en la universidad y el otro 50% sean docentes que lleven menos de 25 años de servicio en la institución, y un segundo grupo conformado por profesores al azar que pertenezcan a diferentes facultades, de edades y tiempo de servicio diferentes. Un grupo de administrativos donde  el 50% tengan más de 25 años de servicio en la universidad y el otro 50% menos de 25 años de servicio en la institución, y un segundo grupo conformado por administrativos al azar que pertenezcan a diferentes facultades, de edades y tiempo de servicio diferentes.

 

Con los Directivos del Bienestar Universitario,  se aplica la entrevista en profundidad. Se entrevista por lo menos a dos funcionarios entre los cuales es de imprescindible el Director de Bienestar o Vicerrector de la dependencia a la cual pertenezca la unidad u oficina, los otros funcionarios a entrevistar se seleccionaran al azar.

 

En conclusión, en cada universidad se conforman tres grupos de discusión con estudiantes, dos grupos con profesores y dos grupos con administrativos. (total siete grupos de discusión por cada universidad); de hecho este numero de grupos es flexible, dado que si la investigación requiere ampliar la muestra, estos se conforman, de acuerdo a esos requerimientos; y se entrevistará como mínimo a tres funcionarios del Bienestar universitario en cada institución.

 

Los temas y las preguntas de las entrevistas

 

Los temas fueron seleccionados teniendo como referencia:

 

1.      El concepto de universidad, las tareas fundamentales (Docencia, investigación y extensión) y  la función de la universidad.

2.      La normatividad específica que se ha generado en el desarrollo del tema Bienestar Universitario.

3.      El concepto de Bienestar Universitario.

4.      El concepto de  calidad de vida-en el medio universitario

 

Los cuatro ítem contienen el concepto de bienestar universitario, en ellos se configura el escenario desde donde es posible la calidad de la educación, con calidad de vida en comunidad en este caso universitaria.

 

De acuerdo con los objetivos de la investigación y los requerimientos de la información, el tipo de preguntas a utilizar indaga sobre: el conocimiento, (lo que la persona sabe); experiencias o comportamientos (lo que hace o ha hecho una persona); sentimientos, (el objetivo es entender la respuesta emocional de las personas sus pensamientos y experiencias, procurando no confundir los sentimientos con opiniones) y opiniones  (lo que las personas piensan sobre un tópico en particular) De hecho estas preguntas tratan sobre los temas antes relacionados

 

Las modalidades de entrevista a aplicar

 

La entrevista a los directivos del bienestar universitario será estructurada, es decir, con una guía; se han definido previamente un conjunto de tópicos que se abordaran con los entrevistados; sin embargo, para garantizar que se recolecte la misma información en las tres instituciones objeto de estudio, se trataran los mismos temas con todas las personas. Para lo anterior, la guía de entrevista se ha diseñado dentro de un marco de referencia a partir del cual se plantean los temas pertinentes al estudio, (el concepto de bienestar universitario), lo que permite ir ponderando qué tanta información se necesita para profundizar un asunto y posibilita un proceso de recolección más sistemático y por lo tanto un mejor manejo de la información. (Bonilla y Rodriguez ,2005)

 

Resultados o avance de resultados

 

Identificación de la normatividad específica sobre el Bienestar Universitario

Construcción de una historia del Bienestar Universitario en Colombia

Publicación del libro Génesis del Movimiento Deportivo Universitario en Colombia: un aporte a la historia del Bienestar universitario.

 

Objetivos

  • Comprender los sentidos  de Bienestar Universitario que subyacen en sus usuarios, en las políticas y ofertas institucionales de las Universidades Pedagógica y Tecnológica de Colombia sede Tunja,  Tolima y Tecnológica de Pereira.
  • Analizar la evolución de la normatividad colombiana específica del concepto de Bienestar Universitario en el periodo comprendido entre los años 1957 y 2005.

 

 

BIBLIOGRAFÍA

Acuerdo 005 de 1994, Reglamentó el Fondo de Bienestar Universitario, (Acuerdo 005 de 1994).

ALDANA Y OTROS. (1996). Colombia al Filo de la Oportunidad. Bogotá: Presidencia de la República- COLCIENCIAS.

APORTES. (1999). La Hermenéutica. Una aproximación necesaria desde la educación (Segunda ed.). Bogotá: Dimensión Educativa.

ARISTOTELES. (1989). La amistad. La felicidad. Medellín: Editorial.

ARISTÓTELES. Ética Nicomaquea. Colombia: Ediciones Universales Bogotá.

ARIZA, A. (1984). Estudio Comparado de las Organizaciones Deportivas Universitarias en Colombia y Gran Bretaña. Estudio comparado, Nacional de Bogotá, Bogotá.

ARNAL Y OTROS. (1994). Investigación Educativa. Fundamentos y Metodología (Vol. Labor). Barcelona.

ASCUN. (2003). Políticas Nacionales de Bienestar Universitario. Bogotá.

BARDIN L. (1997). El Análisis de Contenido (S. Cesar, Trans.). Madrid: Akal.

BARRIENTOS, J. (1983a). La Asociación Colombiana de Universidades 25 años de Historia: 1958 - 1983 (Vol. Volumen  I).

BARRIENTOS, J. (1983b). La Asociación Colombiana de Universidades 25 años de Historia: 1958 - 1.983  (Vol. II). Bogotá: ASCUN.

BONILLA E- RODRÍGUEZ P. (1997). Más allá del dilema de los métodos. La investigación en Ciencias Sociales. Santa fe de Bogotá: Ediciones Uniandes. Norma

.....................................................(2005) Más allá del dilema de los métodos. la investigación en Ciencias Sociales. Bogotá. Norma.

BORRERO, A. (2002b). Simposio Permanente sobre Universidad

BORRERO, A. (2002a). Planta y Desarrollo Físico Universitario. La Universidad y la Ciudad. Administración Universitaria. Conferencia XXI, Administración Universitaria.

BOSSA, J., (1997, 1997). Observaciones Críticas al estudio realizado por la Universidad del Valle y el ICFES titulado "Diagnostico Nacional del Bienestar Universitario" de las IES. Documento presentado en Pleno Nacional: La dimensión Académica del Bienestar Universitario. Investigación y Acreditación, Melgar Tolima.

CAJIAO, F., (2001, Abril 23 al 25 de 2001). Desarrollo Humano y Bienestar Universitario. Documento presentado en el Pleno Nacional de Bienestar 2001 - Políticas de Bienestar - Memorias, Cali.

CASTIBLANCO J, D. P. (2004). Estudio descriptivo sobre pensamientos irracionales en voleibolistas universitarios. Bogotá.

CONDE Y OTROS. (2002). Nación, Educación, Universidad y Manuales Escolares en Colombia. Tendencias historiográficas contemporáneas. Barranquilla: Universidad del Atlántico - Doctorado en Educación.

CRITCHLEY y OTROS. (1998). Desconstrucción y pragmatismo (I. M. Pousadela, Trans.). Buenos Aires: Paidós.

DECRETO 80, (1980,).

Decreto 2566, (Decreto 2566 del 2003).

DELGADO J - GUTIÉRREZ J. (1995). Métodos y Técnicas Cualitativas de Investigación en Ciencias Sociales. Madrid: Síntesis Psicológica.

DELORS. (1996). La Educación encierra un tesoro. Madrid: Santillana

Ediciones UNESCO.

DERRIDA. (1989). La desconstrucción en la fronteras de la filosofía. Barcelona: Paidos.

DESLAURIER, J. (2004). Investigación Cualitativa (G. M. A, Trans.). Pereira Colombia: RUDECOLOMBIA.

DURKHEIM, É. (1973). Educación y Sociología. Barcelona: Ediciones Península.

EMERICH, C. (1972). Cuestiones Fundamentales de Hermenéutica. Barcelona: Editorial Herder.

FECODE. (1988, Julio). Informe Especial Reforma de la Educación. EDUCACIÓN Y CULTURA, 15, 4-8-12-22-29.

FECODE. (1993, Julio). Construir el Currículo. Educación y Cultura, 30, 4-13-24-34.

FECODE. (1994, Abril). La reforma educativa en Colombia. Educación y Cultura, 33, 3-12-20-26-343-348.

FERNÁNDEZ, T. Y GARCÉS J. (1999). Crítica y futuro del Bienestar: REflexiones desde la izquierda. Valencia: Tirant Lo Blanch.

FLOREZ, M., & UIS, J. B. U.-. (2000). El Bienestar Universitario en la Educación Superior Colombiana. La Dimensión Humana del Bienestar. Memorias del Pleno nacional del B.U de Bucaramanga.

FLOREZ M Y OTROS. (1999). Lineamientos Plan Institucional de Bienestar Universitario (Informe General). Bogotá: Instituto colombiano de fomento para la Educación Superior -ICFES-.

FUNDACIÓN LUIS CARLOS GALÁN - MEN. (1993). La Crisis de la Educación 1970 - 1972. Bogotá: Editorial Presencia.

FUNDACIÓN UNIVERSITARIA LOS LIBERTADORES. (2001). Diplomado Dirección de Departamentos de Bienestar Universitario. Bogotá: Fundación Universitaria los Libertadores.

GARAGALZA, L. (2002). Introducción a la Hermenéutica Contemporánea. Cultura, simbolismo y sociedad. Barcelona: Anthropos.

GONZÁLEZ, V. (2004). La Orientación Profesional y Curriculum Universitario. Una estrategia Educativa para el Desarrollo Profesional y Responsable. Barcelona: Laertes Psicopedagogía.

GOYES Y OTROS. (1996). Elementos Teóricos de un Currículo Universitario para la Modernidad. San Juan de Pasto: Universidad de Nariño.

GOYES Y OTROS. (1999). Relaciones Entre los Currículos Teórico y Práctico en Programas de la Universidad de Nariño. San Juan de Pasto: Ediciones Uninariño.

GOYES Y USCATEGUI. (2001). Escenarios Posibles de la Educación. Una mirada Analítica a la Ley 30 de 1992. Bogotá: ASCUN.

GUTIÉRREZ  A , S. J. (1989). Bienestar en el Medio Universitario. Consejo Nacional de Rectores, Bogotá.

GUTIÉRREZ, A. (1995). El Bienestar Integral de la Comunidad Universitaria (Primera ed.). Santa fe de Bogotá, D.C., 1995: Pontificia Universidad Javeriana.

HENAO Y OTROS. (2002). Educación Superior Sociedad e Investigación. Bogotá: COLCIENCIAS - ASCUN.

HOYOS, G. (2004). Ética y educación para una ciudadanía democrática. Bogotá.

IBÁÑEZ, J. (2003). Más allá de la sociología El grupo de discusión: Técnica y crítica (5° ed.). Madrid: Siglo XXI.

ICFES. (1999). Guía Operativa Del Plan Institucional de Bienestar Universitario - Seminario Taller. Bogotá: ICFES.

ICFES - Universidad del Valle. (1998). Diagnóstico Nacional de Bienestar de las Instituciones de Educación superior.

            Fondo de Bienestar Universitario. (2000). Boletín Informativo 2000 - 2001. Bogotá: Instituto colombiano para el Fomento de la Educación Superior -ICFES-.

            Fondo De Bienestar Universitario. (2002). Boletín Informativo 2001- 2002. Bogotá: ICFES.

            MEN. (2002). Reflexiones sobre Bienestar Universitario. Una mirada desde la Educación a Distancia y Nocturna. (1° 2002 ed.): ICFES.

ICFES-UNIVALLE. (1998). Diagnostico Nacional de Bienestar de las Instituciones de Educación Superior

Informe General. Bogotá: ICFES.

JAEGER, W. (2001). Paideia. México: Fondo de Cultura Económica.

JOHNSON, C. (1998). Derrida  El estrato de la escritura. Santa Fé de Bogotá. D. C.: Editorial Norma.

KEMMIS, S. (1998). El Currículum. Más allá de la teoría de la reproducción. Madrid: Morata.

KRIPPENDORFF K. (1980). Metodología de Análisis de contenido (W. L, Trans.). Barcelona: Paidós comunicación.

Ley 30, (Ley 30 1992).

MACLAREN. (1994). Pedagogía crítica, resistencia cultural y, la producción del deseo. Buenos Aires: Aique.

MARTINEZ  y VARGAS. M. (2002). La Investigación sobre la Educación Superior en Colombia. Un Estado del Arte. 127.

MARTINA, M.  Y OTROS (2002). Evaluación del Bienestar Psicológico en Iberoamérica. Buenos Aires: Paidos.

MORSE M, & Editora. (2003). Asuntos críticos en los métodos de investigación cualitativa (E. Simmerman, Trans.). Medellin Antioquia: Editorial Universidad de Antioquia.

MURCIA  y JARAMILLO. (2003). "La complementarariedad Etnográfica" Investigación Cualitativa. Una guía para abordar Estudios Sociales. Armenia Colombia: Kinesis.

NUSSBAUM M Y SEN A. (Compiladores) (2002). La calidad de vida. México Fondo de Cultura Económica.

PAIVA V. (1992). Educación, Bienestar Social y Trabajo. Buenos Aires: Quirquincho.

PICO J. (1999). Teorías sobre el Estado de Bienestar. Madrid: Siglo XXI.

PINTO M. Bienestar Universitario en la Educación Superior: Un balance para la equidad. Bogotá.

PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA MINISTERIO DE EDUCACIÓN NACIONAL -MEN- INSITUTO COLOMBIANO DE FOMENTO DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR -ICFES. (1999). Movilización social por la Educación Superior. Construcción de un modelo ideal de Educación Superior. Memorias Primera fase. Bogotá: ICFES.

PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA MINISTERIO DE EDUCACIÓN NACIONAL -MEN- INSITUTO COLOMBIANO DE FOMENTO DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR -ICFES. (2000). Segunda fase, Movilización social por la Educación Superior. Construcción de un modelo ideal de Educación Superior. Memorias. Bogotá: ICFES.

REATEGUI. (2000). Reflexiones sobre Docencia Universitaria desde Bienestar. Barranquilla: Ediciones Uninorte.

RICO, B. (2001). Apuntes para un diagnóstico problémico del Bienestar Universitario. Presentado en el Seminario Taller -Plan Institucional del Bienestar Universitario.

SÁNCHEZ, R. C., O. Galán y la Educación. Bogotá: Instituto para el desarrollo de la democracia.

SÁNCHES, T. (1991). Educación de Adultos y Calidad de Vida. Barcelona: El Roure.

SEN, A. (2000). Desarrollo y Libertad. Bogotá: Planeta

SIERRA  R. (1999). Tesis doctórales y Trabajos de Investigación científica. Madrid: Paraninfo.

STENHOUSE, L. (1998). La Investigación como Base de la Enseñanza. Madrid: Morata.

STRAUSS y CORBIN, J. (2002). Bases de la investigación cualitativa Técnicas y procedimientos para desarrollar la teoría fundamentada (E. Zimmerman, Trans.). Medellín: Editorial Universidad de Antioquia.

TAYLOR, S. J. G. B. R. (1998). Introducción a los métodos cualitativos de investigación. Barcelona: Paidos.

TONON, G.(2003) Calidad de vida y desgaste profesional: una mirada del síndrome el Burnot. Buenos Aires: Espacio.

TORRES, C. (2001). Documento Base de la reflexión y Análisis.

Bienestar Universitario Factor determinante para la Construcción de Comunidad Universitaria en la Universidad Colombiana. Políticas sobre Bienestar. Pleno Nacional de Bienestar Universitario 2001. Memorias, Cali Colombia.

TRUJILLO Y OTROS. (1996). Misión Nacional para la Modernización de la universidad Pública. Bogotá: Presidencia.

TUNNERMAN , B. (1997). Aproximación Histórica a la Universidad y su problemática actual. Bogotá: Magíster en Dirección M.DU. - Universidad de los Andes.

TYLER, R. W. (1982). Principios Básicos del Currículo (E. Molina, Trans. Cuarta ed.). Argentina: Troquel.

VIVAS, D. R. (2001). Políticas Sobre Bienestar. Documento  presentado en el Pleno Sobre Bienestar Universitario 2001. Memorias, Cali.

 



[1] Organización de los Primeros Juegos Nacionales Deportivos Universitarios en 1958

[2] Esta información puede ser ampliada en las memorias de los diferentes plenos de bienestar organizados por ASCUN y en las memorias de los Juegos Nacionales Deportivos Universitarios organizados por ASCUN DEPORTES COLOMBIA.

[3] Decreto de creación de los Juegos Universitario (1957), Decreto Ley80 del 80, Ley 30 de 1992, Acuerdo 003 de 1994 ICFES,  Acuerdo 004 de 1995 del CESU, Decreto 272 de 1998,  Decreto 2566 del 2003, entre otros.

[4] Martinez y Vargas (2002). La Investigación sobre la Superior en Colombia. Bogotá, ICFES

[5] Bonilla y Rodríguez, (2005) Más allá del dilema de los métodos. La investigación en ciencias sociales. Norma. Bogotá.

[6] Strauss y Corbin, (2002) Bases de la investigación cualitativa. Universidad de Antioquia, Colombia.

[7] Bonilla y Rodríguez en la tercera edición del libro Más Allá de los métodos. (2005), contempla la posibilidad del uso de estos medios, lo que facilita, en caso de ser necesaria la complementación de las entrevistas.

[8] En palabras de Ibáñez uno de los pioneros de esta técnica: “El grupo de discusión” se inscribe en un campo de producción de discursos, es una técnica de investigación social, en donde el grupo es el espacio, pero el discurso del grupo (su trabajo) se produce en el tiempo. El discurso del grupo es el producto de una producción, no de una recolección.

URL del Documento:
https://cienciared.com.ar/ra/doc.php?n=415

URL de la Revista:
https://www.hologramatica.com.ar

11104 Visitas
Volver 
Hologramática es una Publicación Académica con referato de la Facultad de Ciencias Sociales de la UNLZ - Juan XXIII y Ruta 4 (1832) Lomas de Zamora
0054- 11- 4282-5050 4282 7040 int 2180  Buenos Aires - Argentina
ISSN 1668-5024

Creative Commons License

Hologramática by Hologramática is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 2.5 Argentina License.
Based on a work at https://www.hologramatica.com.ar/.


Publicado con Lapacho ® Revistas Académicas 2.0