Publicado el 11-12-2006 / Edición Nº 5 / Año III

 














LA IRRUPCI√ďN DE LAS NUEVAS TECNOLOG√ćAS DE LA INFORMACI√ďN EN LOS √ĀMBITOS EDUCATIVOS
por SacristŠn Romero, Francisco
Universidad Complutense de Madrid
SacristŠn Romero, Francisco (11-12-2006). LA IRRUPCIÓN DE LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS DE LA INFORMACIÓN EN LOS ÁMBITOS EDUCATIVOS.
HOLOGRAMATICA - Facultad de Ciencias Sociales UNLZ
Año III, Número 5, V1, pp.65-75
ISSN 1668-5024
URL del Documento : https://cienciared.com.ar/ra/doc.php?n=460
URL de la Revista : https://www.hologramatica.com.ar
Botn Derecho para Descargar Documento Completo
(PDF)
77211 Bytes

RESUMEN:
<SPAN style="FONT-SIZE: 12pt; FONT-FAMILY: 'Times New Roman'; mso-fareast-font-family: 'Times New Roman'; mso-ansi-language: ES; mso-fareast-language: ES; mso-bidi-language: AR-SA">La aparición y rápida expansión de las TIC en el mundo actual, está produciendo cambios vertiginosos en nuestras sociedades. Uno de estos ámbitos en los cuales estos adelantos técnicos han incidido notablemente es en el campo educativo, y no necesariamente como consecuencia directa de la tecnología, sino debido a las transformaciones que la misma tecnología ha engendrado en el sistema social. En el caso particular de Internet en la escuela, su uso instrumental principalmente se enfoca hacia aspectos comunicativos o en su defecto como transmisores- receptores de información. Es en <?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" /><st1:PersonName w:st="on" ProductID="la WWW">la <I>WWW</I></st1:PersonName>, donde el impacto que las TIC tienen dentro del mundo educativo está produciendo cambios estructurales al integrar a las computadoras y a las redes informáticas en los planes de estudio, incluso extraoficialmente; en el aula,<SPAN style="mso-spacerun: yes">&nbsp; </SPAN>y en la forma de dar clases, con lo cual se generan nuevos entornos ‚Äďahora virtuales- en los cuales las TIC participan ampliamente.</SPAN>
PALABRAS CLAVE: Educaci√≥n, tecnolog√≠as de la informaci√≥n, medios telem√°ticos, comunicaci√≥n, inform√°ti
ABSTRACT:
The merge and quick expansion of the TIC in the actual World is producing vertiginous changes in our societies. One of the fields where these technical advances has notably influenced is Education, and not necessarily as a direct result of technology, but as a result of the transformation that the same technology has created in the social system. In the particular case of Internet at school, its instrumental use is mainly focused into communicational aspects, if not, like transmitters ‚Äďreceptors of information. It is in the WWW where the impact the TIC have in the educational world is producing structural changes by integrating computers and computer networks into study plans, even not officially, into classroom and into the way of teaching, with what new environments ‚Äďnow virtual - ¬†are generated, in which TIC widely participate.
KEYWORDS: Education, information technologies, telematic media, communication, computer science

1. LA IMPORTANCIA DEL USO DE LAS TECNOLOG√ćAS DE LA INFORMACI√ďN Y LA COMUNICACI√ďN EN EDUCACI√ďN

 

El desarrollo cultural del Hombre, entendido como  la producción y acumulación de conocimientos con los que hemos modificado y pretendido dominar a la naturaleza, nuestro entorno vital y por ende a nosotros mismos, se ha caracterizado por el avance de la técnica y  su relación con el devenir histórico de nuestra sociedad.

 

Hoy día esta sociedad, también denominada sociedad de la información, nos ofrece nuevos canales de comunicación, incalculables fuentes informativas, patrones de comportamiento social, actitudes, valores, hábitos, estructuras discursivas, sistemas para organizar la información…

 

Tal parece que comenzamos a acostumbrarnos a vivir dentro de un enjambre de información que recibimos sin cesar, al grado de vernos obligados a aumentar nuestras capacidades para gestionarla lo más rápido y eficientemente posible, con lo cual nos hemos tenido que ir adaptando a los cambios sustanciales que en la sociedad suceden prácticamente a diario.

 

Pero estas transformaciones han tenido una base, una nueva cultura que se ha ido generando y que se caracteriza principalmente por: a) la omnipresencia de los medios masivos y de las tecnologías de la información y la comunicación [TIC] con sus nuevos lenguajes; b) la aludida sobreabundancia informativa; c) los incesantes avances científicos y tecnológicos, d) y la tendencia a la globalización económica, cultural y política. Todo lo cual ha sido denominado como la sociedad de la información…

 

‚ÄúLa sociedad de la informaci√≥n, modelada por el avance cient√≠fico y la voluntad de globalizaci√≥n econ√≥mica y cultural, tiene entre sus principales rasgos una extraordinaria penetraci√≥n en todos sus √°mbitos de los medios de comunicaci√≥n de masas, los ordenadores y las redes de comunicaci√≥n. En ella la informaci√≥n, cada vez m√°s audiovisual, multimedia e hipertextual, se almacena, procesa y transporta sobre todo en formato digital, con ayuda de las TIC.‚ÄĚ (Marqu√®s, 2000b, p2).

 

Las definiciones de las TIC que se han ofrecido son variadas. Desde una perspectiva abierta podemos especificarlas como los √ļltimos desarrollos tecnol√≥gicos dentro de los medios que transmiten informaci√≥n y sus aplicaciones. Para M. Gisbert (1992 citado en Cabero, 1996, p.5) son el ‚Äúconjunto de herramientas, soportes y canales para el tratamiento y acceso a la informaci√≥n‚ÄĚ. Por su parte, M. Castells¬† (1986, citado en Cabero, 1996, p.6) sugiere que son ‚Äúuna serie de aplicaciones de descubrimiento cient√≠fico cuyo n√ļcleo central consiste en una capacidad cada vez mayor de tratamiento de la informaci√≥n‚ÄĚ.

 

Mientras que la Fundación para el Desarrollo de la Función Social de las Comunicaciones (1995, citado en Sarramona, 1998, p32) dice:

 

‚ÄúBajo la denominaci√≥n de tecnolog√≠as de la informaci√≥n, escriben los autores, se engloban aquellas que permiten la adquisici√≥n, producci√≥n, almacenamiento, tratamiento, comunicaci√≥n, registro, y representaci√≥n de datos e informaciones obtenidos en se√Īales de naturaleza ac√ļstica, √≥ptica o electromagn√©tica. Estas tecnolog√≠as aparecen como un proceso de convergencia de distintas √°reas de conocimiento y aplicaci√≥n [electr√≥nica, inform√°tica, telecomunicaci√≥n autom√°tica] que, si bien hasta la d√©cada de los comienzos de los sesenta se desarrollaban con cierta independencia, hoy d√≠a est√°n estrechamente relacionadas entre s√≠.‚ÄĚ

 

En el mundo actual, las TIC están presentes en la mayoría de los aspectos de nuestras vidas, y dentro del amplio papel que han comenzando a jugar como medios masivos en la transformación de los entornos clásicos y tradicionales de comunicación, podemos ubicar su impacto en tres rubros:

 

·         Modifican la forma en que se generan y distribuyen grandes cantidades de información en los medios de comunicación [TV y radio].

 

·         Crean nuevas posibilidades de expresión [p.e. Multimedia].

 

·         Promueven el apogeo de la información digital y su difusión instantánea, masiva y prácticamente sin restricciones [caso de las computadoras, las redes e Internet].

No obstante, esta omnipresencia, incluso antes del surgimiento del concepto TIC, ha generado cierto divisionismo que algunos estudiosos como Umberto Eco (1975), quien desde la relación entre la sociedad y la cultura de masas, denominó a quienes toman partido por una u otra postura como apocalípticos e integrados. Los primeros son aquellos que postulan que la sociedad actual dominada por los medios masivos, convierten a la vida en virtualidad. Mientras que el segundo grupo son los optimistas en cuanto a la creciente influencia e implantación de estos medios en nuestras vidas. Dando la razón a cualquiera de las dos posturas, lo cierto es que estas nuevas tecnologías están incidiendo directamente en el mundo actual, y su estudio reviste una importancia indiscutible.

Desde esta perspectiva, el rol de las TIC puede referirse como:

‚Äúla modificaci√≥n de entornos cl√°sicos y tradicionales de comunicaci√≥n es bastante significativo, de manera que no s√≥lo se crean nuevas posibilidades de expresi√≥n y se modifican las fases de elaboraci√≥n de medios de comunicaci√≥n, sino que tambi√©n se desarrollan nuevas extensiones de la misma, acercando al concepto formulado por Mcluhan de la ‚Äúaldea global‚ÄĚ, adquiriendo en esta aldea marcos multiculturales y transculturales.‚ÄĚ (Cabero, 1996, p5).

 

La aparición y rápida expansión de las TIC en el mundo actual, está produciendo cambios vertiginosos en nuestras sociedades. Uno de estos ámbitos en los cuales estos adelantos técnicos han incidido notablemente es en el campo educativo, y no necesariamente como consecuencia directa de la tecnología, sino debido a las transformaciones que la misma tecnología ha engendrado en el sistema social. En el caso particular de Internet en la escuela, su uso instrumental principalmente se enfoca hacia aspectos comunicativos o en su defecto como transmisores- receptores de información. Sus funciones pueden resumirse de la siguiente manera:  

  • Son fuentes de informaci√≥n multimedia
  • Funcionan como canales de intercomunicaci√≥n interpersonal, para el trabajo colaborativo, y para el intercambio de ideas
  • Medios de expresi√≥n y para la creaci√≥n
  • Procesadores¬† y gestores de informaci√≥n
  • Medios interactivos para fomentar el aprendizaje significativo
  • Medios l√ļdicos y que a su vez apoyan el desarrollo psicomotor y cognitivo

 

Sin embargo, antes de la llegada de Internet, las TIC casi siempre habían sido limitadas a facilitar procesos educativos tradicionales más que a crear nuevos modelos didácticos, metodológicos y organizativos en la escuela.

 

Y es en la WWW, donde el impacto que las TIC tienen dentro del mundo educativo est√° produciendo cambios estructurales al integrar a las computadoras y a las redes inform√°ticas en los planes de estudio, incluso extraoficialmente; en el aula,¬† y en la forma de dar clases, con lo cual se generan nuevos entornos ‚Äďahora virtuales- en los cuales las TIC participan ampliamente.

 

La utilización de Internet, bajo un esquema educativo y sustentado en el aprendizaje significativo así como en la construcción de conocimientos; ha demostrado que contribuye a desarrollar habilidades cognoscitivas, de comunicación interpersonal, así como a la estimulación y comprensión mutua entre países y culturas. Sin embargo, el empleo de Internet como herramienta educativa, debe desarrollarse siempre atendiendo a la especificidad del medio, es decir a sus ventajas y limitaciones.

 

El uso de Internet adem√°s permite a las instituciones educativas ofrecer un curr√≠culo mucho m√°s amplio. Ahora es posible agrupar a los estudiantes de diversas instituciones y compartir el personal docente a distancia y en l√≠nea, con lo cual se superan limitaciones personales, geogr√°ficas, sociales e incluso econ√≥micas, comunicando a vastos sectores en proyectos comunes de ense√Īanza- aprendizaje.¬†

 

Las TIC, particularmente con el manejo de Internet y sus entornos virtuales exigen desarrollar nuevas habilidades y estrategias, tanto para aprender, como para emplear a los nuevos medios, y para buscar, elaborar o transmitir información.

 

Asimismo posibilitan procesos de ense√Īanza- aprendizaje, dentro de los que se elimina la exigencia de coincidencia en tiempo y espacio. Tambi√©n demandan la creaci√≥n de una nueva visi√≥n educativa que genere un sistema que contemple la integraci√≥n de estos medios al curr√≠culo escolar. Elementos que una vez incorporados plenamente al √°mbito educativo, nos allanar√°n el camino hacia el proceso de transici√≥n de la sociedad de la informaci√≥n hacia la cimentaci√≥n de una Sociedad del Conocimiento[1] en la cual estas habilidades se presentan como parte de una alfabetizaci√≥n digital b√°sica que cada vez son m√°s necesarias para todo ciudadano y que paulatinamente deber√°n incorporarse a los planes de estudio y contenidos relacionados con el aprovechamiento espec√≠fico de las TIC en cada asignatura; tales como:

 

‚Äúla b√ļsqueda y selecci√≥n de informaci√≥n, la capacidad de an√°lisis cr√≠tico (considerando perspectivas cient√≠ficas, humanistas, √©ticas‚Ķ), la elaboraci√≥n personal de conocimiento funcional, la capacidad de resolver problemas, la conciencia de las propias opiniones y su argumentaci√≥n, el equilibrio afectivo, el trabajo en equipo, la capacidad de autoaprendizaje.‚ÄĚ (Marqu√®s, 2000a, p2).

 

Por lo tanto, uno de los grandes desaf√≠os que las instituciones educativas tienen hoy, es integrar las aportaciones de estos medios en los procesos formales de ense√Īanza- aprendizaje, as√≠ como los cambios culturales que producen, para valorar con precisi√≥n los retos que este nuevo panorama est√°n imponiendo.

 

Pero las TIC ni el Internet se encuentran entre los recursos de uso com√ļn para la escuela en nuestro pa√≠s, y cuando llegan a utilizarse casi siempre es dentro del contexto de la clase tradicional, donde la comunicaci√≥n y el poder de ense√Īar corren a cargo exclusivamente del docente. Trat√°ndose as√≠, solamente de un reemplazo: el pizarr√≥n por la pantalla o el monitor.

 

Es necesario entonces, adecuar el uso y apropiaci√≥n de los nuevos medios a las instituciones educativas y a sus planes y programas de estudio, adem√°s de una transformaci√≥n de los objetivos, m√©todos y t√©cnicas pedag√≥gicas que se han relacionado com√ļnmente con el empleo de las TIC y recientemente de Internet.

 

“Para llevar a la práctica la renovación de las concepciones educativas hasta hacerlas más acordes con la sociedad en la que está inmerso el alumno y en la cual las nuevas tecnologías forman una parte importante de su entorno social, los objetivos educativos plasmados en los correspondientes proyectos curriculares deben tender a adaptar al alumno a esta sociedad cambiante que le ha tocado vivir. Es necesario reorientar las metas de la educación y reflexionar sobre la, posiblemente excesiva, especialización de conocimiento…

“Para que el sistema educativo se amolde a los continuos cambios culturales, ha de modificar a mi modo de ver, en dos aspectos fundamentales, sus actuales posiciones:

1.- Ha de asumir el papel de mediadora también respecto a la nueva cultura que se configura propiciada por las nuevas tecnologías de la información.

2.- Ha de considerar la utilizaci√≥n de estas poderosas tecnolog√≠as que ha desarrollado en los √ļltimos tiempos la tecnolog√≠a de la comunicaci√≥n.

‚ÄúEs, pues, doble la misi√≥n de la educaci√≥n respecto a los medios de comunicaci√≥n: saber aprovechar los recursos did√°cticos que ofrecen y capacitar a los alumnos para la recepci√≥n y asimilaci√≥n correcta de los mensajes que dichos medios transmiten.‚ÄĚ (Salinas, 1995, p3).

 

Ante este horizonte, es preciso reconocer que¬† esta revoluci√≥n requiere de una¬† estrategia educativa que lleve a cabo una ense√Īanza para y desde el cambio; de una educaci√≥n para la vida y que desde su estrategia comience a subsanar las desigualdades al acceso del conocimiento, promoviendo a su vez el desarrollo cultural y democr√°tico de nuestra sociedad, as√≠ como dar respuesta a las nuevas demandas sociales y a las ya existentes. Desde este punto de vista los investigadores del Laboratorio de Educaci√≥n y Nuevas Tecnolog√≠as del Centro Superior de Educaci√≥n de la Universidad de La Laguna en Espa√Īa, se√Īalan que:

 

‚ÄúLa educaci√≥n como cambio o desde el cambio hace referencia a que los patrones de formaci√≥n deben integrar las innovaciones del mundo actual; la flexibilidad organizativa, los adelantos tecnol√≥gicos, los modelos socioculturales... en las estructuras y desarrollos educativos. En este sentido apuntamos hacia aquellas transformaciones en todos los √°mbitos de la organizaci√≥n educativa (metas, estructuras, procesos...) que impliquen un proceso de ense√Īanza- aprendizaje m√°s cercano y adaptable a las caracter√≠sticas de los distintos actores educativos (alumnos, profesores, familias...)‚ÄĚ (√Ārea, Garc√≠a, Medina, Del Castillo, Est√©vez, Rodr√≠guez, 1995, p4).¬†

 

 

 

2.  CONCEPTOS CLAVE

 

En esta serie de reflexiones, la idea central consiste en aplicar un enfoque inicial al uso e integraci√≥n de la tecnolog√≠a en educaci√≥n. Bajo la visi√≥n del paradigma cognitivo, necesitamos definir y aplicar nociones b√°sicas que por naturaleza intervienen en el proceso de ense√Īanza- aprendizaje, tales como el rol de profesores y estudiantes, qu√© se entiende por ense√Īanza, aprendizaje y c√≥mo evaluarlos. M√°s all√° de que la propuesta est√© terminada, los siguientes puntos son una aproximaci√≥n abierta al debate, a la cr√≠tica y al perfeccionamiento.

 

El enfoque psicoeducativo cognitivo involucra un conjunto de corrientes que estudian el comportamiento humano desde la perspectiva en que aprendemos y adquirimos conocimientos, y su objeto de estudio se basa en el procesamiento de información, la principal materia prima de nuestros días, así como en el aprendizaje significativo y en la transformación de las estructuras mentales que nos hacen conocer.

 

As√≠, algunas pautas cognitivas, las principales a mi parecer, han sido analizadas y aplicadas sugerentemente al uso sistematizado de las TIC ‚Äďprincipalmente Internet y las computadoras- en educaci√≥n.

 

 

A.     El maestro mediador

 

En diferentes perspectivas paradigmáticas de la educación, el rol del profesor ha tomado diversos rumbos. Desde el poseedor absoluto del saber, al transmisor de conocimientos, otras como guía o animador del proceso, e incluso como investigador educativo.

 

En la propuesta cognitiva, el docente fomenta y genera el aprendizaje significativo [definido m√°s adelante], y emplea estrategias instruccionales, pues el aprendizaje de los estudiantes implica m√°s all√° de un cambio conductual y es orientado hacia una transformaci√≥n en el significado de la experiencia. En este papel, para el profesor es necesario comprender que ya no es titular √ļnico del saber, que ahora y sobre todo su pr√°ctica refuerza un proceso de ense√Īanza- aprendizaje significativo y colaborativo.¬† Caracter√≠sticas b√°sicas de los docentes, que en palabras de Ausubel, Hanesian y Novak implican:

 

‚ÄúEn primer lugar, desde el punto de vista cognoscitivo, lo amplio y lo persuasivo que sea su conocimiento de las materias establece, desde luego, una diferencia. En segundo lugar, independientemente de su grado de competencia en este aspecto, puede ser m√°s o menos capaz de presentar y organizar la materia de estudio, de explicar l√ļdica e incisivamente las ideas y de manipular con eficacia las variables importantes que afectan al aprendizaje. En tercer lugar, al comunicarse con sus alumnos, podr√° ser m√°s o menos capaz de traducir su conocimiento a formas que implican el grado de madurez cognoscitiva y de experiencia en la materia que aqu√©llos muestren.‚ÄĚ (1983. p. 430).

 

Entonces, el maestro se convierte en un intermediario ‚Äďmediador- entre los conocimientos y contenidos, y su labor consiste principalmente en dirigir las actividades, materiales did√°cticos, los prop√≥sitos acad√©micos y a los estudiantes[2]. Tomando siempre en cuenta los horizontes conceptuales, reflexivos y pr√°cticos del proceso de ense√Īanza- aprendizaje.

 

Al utilizar y mediar a Internet como fuente de informaci√≥n, medio de comunicaci√≥n y soporte did√°ctico [entendiendo esto como herramienta multimedia, hipertextual y asincr√≥nica], el docente debe contemplar que si bien se participa en la generaci√≥n de un espacio social virtual; llamado el Tercer Entorno [Echeverr√≠a, 2000], la escuela contin√ļa siendo el espacio generador de la socializaci√≥n y donde se realiza la interacci√≥n entre los miembros de la comunidad, ya sea a trav√©s de la red o en el sal√≥n de clases o el Aula de Medios[3]. S√≥lo que ahora la escuela puede ensanchar sus fronteras y horizontes mediante el acceso a Internet y su inagotable fuente de informaci√≥n y comunicaci√≥n.

 

3. CONCLUSIONES

Para que este tipo de reflexiones tengan un campo propicio para llevarse a cabo, es necesario plantear efectivamente el cambio de roles en la actividad docente y en el perfil tradicional del estudiante como receptor pasivo.

 

De igual manera, entender que Internet y las computadoras integradas en educación son un apoyo para el estudiante, para que aprenda con las tecnologías y no de estas, para que las emplee como herramientas cognitivas que le permitan interpretar y organizar el conocimiento.

 

Seg√ļn las pr√°cticas que hasta hoy conozco debido a mi labor acad√©mica en Red Escolar, he notado que el empleo de las TIC y particularmente de la WWW, en las escuelas oficiales de educaci√≥n b√°sica en M√©xico, permanece en niveles elementales de uso meramente instrumental y extraordinario, como un artefacto novedoso y de vanguardia, que por lo mismo es advertido como lejano y complejo, no ha sido superada y su uso a√ļn no es procurado como algo cotidiano.

 

Mientras que nuestros profesores adem√°s de persistir en la educaci√≥n tradicional y con base en el est√≠mulo- respuesta, con lo que en consecuencia las TIC son empleadas bajo estos mismos esquemas; en gran medida desconocen las caracter√≠sticas generales y espec√≠ficas de estas tecnolog√≠as y que pueden serles √ļtiles en su pr√°ctica docente para favorecer el proceso de ense√Īanza- aprendizaje y su papel de mediadores. Por ello, cuando llega a emplearse alg√ļn recurso tecnol√≥gico, es raro todav√≠a que conscientemente se desarrollen estrategias de aprendizaje para que sus estudiantes participen del pensamiento reflexivo y cr√≠tico acerca de sus aprendizajes significativos, o que tengan en cuenta los procedimientos, habilidades, conocimientos, ideas y recursos utilizados.

 

Pero integrar la tecnología en la educación no es un proceso mecánico, ni cuestión de generar fases de equipamiento masivas. Primero hay que partir de un enfoque educativo que nos resuelva el qué, por qué, para qué y cómo utilizarla. Yo aquí propongo una forma y un enfoque para hacerlo. Sin embargo integrar el uso de Internet bajo los preceptos del paradigma cognitivo también tiene sus limitaciones.

 

Por ejemplo, quedarnos solamente en el procesamiento eficaz de informaci√≥n, es parcializar la riqueza que puede ofrecernos la visi√≥n cognitiva de la educaci√≥n y la aplicaci√≥n que aqu√≠ sugerimos de la tecnolog√≠a en clase. La estrategia de dise√Īar problemas que involucren aprendizajes significativos, con la utilizaci√≥n creativa de Internet y las computadoras ‚Äďy todas sus posibilidades did√°cticas-, m√°s all√° de un instrumentalismo b√°sico, es decir de un uso directo para aprender a aprender, a resolver problemas, mediante el trabajo directo con estas herramientas, puede dotarnos de perspectivas dirigidas ‚Äúno solamente a remediar conductas y habilidades espec√≠ficas sino a provocar cambios de car√°cter estructural que modifiquen el curso y la direcci√≥n del desarrollo cognitivo.‚ÄĚ (Feuerstein, Rand, Hoffman y Miller. Citado por Nickerson, Perkins y Smith. 1998. p. 179).

 

Por √ļltimo, acceder con enfoques educativos claros a la integraci√≥n tecnol√≥gica a nuestras aulas, tambi√©n nos brinda la oportunidad de perfilar una democratizaci√≥n de la educaci√≥n, a lo que Juan Carlos Geneyro nos aporta:

 

‚Äú‚Ķlo que caracteriza o debe caracterizar a una educaci√≥n democr√°tica es la comunicaci√≥n, en su significaci√≥n pragm√°tica, entendida como un proceso de compartir experiencias, hasta que √©stas pasan a ser una posesi√≥n com√ļn. Pero como la vida misma, social e individual, siempre es continua reconstrucci√≥n y ajuste, puede decirse que la sociedad no s√≥lo existe por la comunicaci√≥n sino que existe en ella. El di√°logo no agota la experiencia cuando √©sta se hace com√ļn, ni aqu√©l cesa entonces sino que, como acabamos de ver en un texto, la comunicaci√≥n es dial√©ctica y reconstruye experiencia, es decir, la inquieta‚Ķ Una comunidad, en tanto que democr√°tica, no lo es s√≥lo porque sus miembros trabajen para un mismo fin. S√≥lo lo ser√° si ellos, todos y cada uno, han tenido oportunidad y condici√≥n de conocer, interesarse y consentir en ese fin o bien com√ļn.‚ÄĚ (1994. p. 2).

 

Dadas las características globalizadas de nuestra sociedad actual, la tecnología aplicada a aspectos formativos puede resolvernos la necesidad de transmitir y expresar ideas y habilidades esenciales para un ser humano integral en estos tiempos. Esta tarea exigirá de nosotros mismos lo mejor de nuestras capacidades y de la práctica educativa en la que nos desenvolvemos. En la medida que logremos hacer comprensible, significable y por ello transformable para nuestros estudiantes al mundo en que vivimos, tanto como que sea comprensible para nosotros mismos, podremos decir que cumplimos con nuestra meta como educadores.

 

REFERENCIAS

 

J. Adell, ‚ÄúInternet en el aula: las WEBQUEST‚ÄĚ. Edutec. Revista Electr√≥nica de Tecnolog√≠a Educativa. N√ļmero 17. Marzo. Versi√≥n electr√≥nica disponible en: http://www.uib.es/depart/gte/edutec-e/revelec17/adell_16a.htm , 2004.

 

O. √Āngeles Guti√©rrez,¬† Fundamentos psicopedag√≥gicos de los enfoques y estrategias centrados en el aprendizaje en el nivel de educaci√≥n superior,¬† M√©xico: Universidad Aut√≥noma de Campeche, 2003. Documento electr√≥nico disponible en: http://www.uacam.mx/macad.nsf/4a24042bd57e05c980256509003e0809/73c5cc4fbd0792c586256e7f0004a495/$FILE/eymeca1.pdf

 

M. Area Moreira, ‚Äú La educaci√≥n para los medios de comunicaci√≥n. Apuntes para una pol√≠tica de integraci√≥n curricular‚ÄĚ, Revista de Medios y Educaci√≥n, n¬ļ7, junio, 1998. Versi√≥n electr√≥nica disponible en: http://www.ull.es/departamentos/didinv/tecnologiaeducativa/doc-apuntespol.htm

 

Area Moreira; García Expósito; Medina Herrera; Del Castillo Olivares- Barberán; Estevez García; Rodriguez Paz. (1995). Educar en la Sociedad de la Información. En: Edutec 01’.  [Revista electrónica], 1995. Disponible en: http://www.edutec.es/edutec01/edutec/comunic/TSE21.html

 

D. Ausubel; H. Hanesian; J. Novak, Psicología educativa: Punto de vista cognoscitivo, México: Trillas, 1983.

 

J.S. Bruner, Desarrollo cognitivo y educaci√≥n, Espa√Īa: Morata, 1995.

 

¬†J. Cabero Almenara ,‚ÄĚ Nuevas Tecnolog√≠as, Comunicaci√≥n y Educaci√≥n‚ÄĚ.¬† EDUTEC, Revista Electr√≥nica de Tecnolog√≠a Educativa. N√ļm. 1.¬† [Revista electr√≥nica], 1996. Disponible en: http://www.uib.es/depart/gte/revelec1.html

 

J. Echeverr√≠a, ‚Äú Educaci√≥n y tecnolog√≠as telem√°ticas‚ÄĚ. Revista Iberoamericana de Educaci√≥n. N√ļmero 24. TIC en Educaci√≥n. Septiembre- diciembre. [Revista electr√≥nica], 2000. Disponible en: http://www.campus-oei.org/revista/rie24a01.htm

 

U. Eco, Apocalípticos e Integrados ante la cultura de masas, Barcelona: Lumen, 1975.

 

J. C. Geneyro, ‚ÄúEducaci√≥n y democracia. Aportes de John Dewey‚ÄĚ, Estudios. Filosof√≠a-historia-letras. Invierno 1994- Primavera 1995. ESTUDIOS 39 ‚Äď 40, 1994. Versi√≥n electr√≥nica disponible en: http://biblioteca.itam.mx/estudios/estudio/letras39-40/texto07/sec_1.html

 

¬†O. B. Guti√©rrez, ‚Äú Tendencias en la evaluaci√≥n de los aprendizajes‚ÄĚ, Revista de Teor√≠a y Did√°ctica de las Ciencias Sociales. M√©rida-Venezuela. Enero-Diciembre. N¬ļ 9 , 2004, pp. 111-130. (Versi√≥n electr√≥nica), Recuperada el 12 de septiembre de 2005. Disponible en: http://www.saber.ula.ve/db/ssaber/Edocs/pubelectronicas/TeoriaydidacticaCS/revista9_04/oscar_blanco.pdf

 

F. Hern√°ndez, ‚Äú Del Constructivismo Cognitivo al Constructivismo Cr√≠tico una lectura dial√≥gica del Constructivismo‚ÄĚ, Estudios. Filosof√≠a-historia-letras. Invierno 1994- Primavera 1995. ESTUDIOS 39 ‚Äď 40, 1994. Versi√≥n electr√≥nica disponible en:

 http://biblioteca.itam.mx/estudios/estudio/letras39-40/texto09/sec_1.html

 

G. Hernández, Capítulo V. Caracterización del paradigma cognitivo. En  Unidad I. paradigmas de la Psicología Educativa, México: ILCE. [Material en línea de la Maestría en Comunicación y Tecnologías Educativas. ILCE- CECTE], 1997, Recuperado el 14 de septiembre de 2005. Disponible en: http://cecte.ilce.edu.mx/docs/maestr/psico_uni2/hernandez/cap45y6.doc

 

G. P. Marqués,  El impacto de la sociedad de la información en el mundo educativo, 2000a, Recuperado el 9 de septiembre de 2004. Disponible en: http://dewey.uab.es/pmarques/impacto.htm

 

G.P. Marqués, La cultura tecnológica en la sociedad de la información, 2000b,  Recuperado el 9 de septiembre de 2004.  Disponible en: http://dewey.uab.es/pmarques/si.htm

 

W. Palomino, La teoría del aprendizaje significativo de David Ausubel. [Versión electrónica], 2004, Recuperado el 16 de octubre de 2004. Disponible en: http://www.xtec.es/~cbarba1/Articles/TeoriaAusbel.htm

 

 H. R. Pérez Benítez,  Estrategias docentes para un aprendizaje significativo, Seminario Teoría y Desarrollo Curricular, Evaluación y Comunicación, Nuevas Tecnologías en el Campo de la Educación. Programa de postgrado en Pedagogía, 2001a , Documento electrónico recuperado el 30 de septiembre de 2005. Disponible en: http://www.filos.unam.mx/POSGRADO/seminarios/pag_robertp/paginas/constructvismo.html.htm

 

H. R. Pérez Benítez,  Psicología Cognitiva, Seminario: Teoría y Desarrollo Curricular, Evaluación y Comunicación, Nuevas Tecnologías en el Campo de la Educación. Programa de postgrado en Pedagogía, 2001b, Documento electrónico recuperado el 30 de septiembre de 2005. Disponible en: http://www.filos.unam.mx/POSGRADO/seminarios/pag_robertp/paginas/cognitivismo.html

 

J. Piaget, Génesis de las estructuras lógicas elementales : clasificaciones y seriaciones, Buenos Aires: Guadalupe, 1975.

 

Red Escolar,  Estadísticas de la base de datos. Consultado el 5 de octubre, 2005. Disponible en: http://www.redescolar.ilce.edu.mx/redescolar/bd/indexbd.htm

 

 J. Sarramona ed., Comunicación y Educación, Barcelona: CEAC, 1988.

 

SEP,  Programa Nacional Educativo 1995- 2000,México: SEP, 1995.

 

SEP,Plan Nacional de Educación 2001- 2006, México: SEP, 2001.

 

G.Villareal,La Resoluci√≥n de Problemas en Matem√°ticas y el uso de las TIC: Resultados de un estudio en Colegios de Chile,Edutec. Revista Electr√≥nica de Tecnolog√≠a Educativa. N√ļmero 19. Julio, 2005 , Disponible en: http://edutec.rediris.es/Revelec2/revelec19/Villarreal.htm

 

M.C. Zacagnini, Impacto de los paradigmas pedagógicos históricos en las prácticas educativas contemporáneas, Revista Iberoamericana  de Educación. De los lectores. [Versión electrónica]. Recuperada el 12 de septiembre de 2005. Disponible en: http://www.campus-oei.org/revista/deloslectores/443Zaccagnini.pdf



[1] Por lo general Sociedad de la Información y Sociedad del Conocimiento son conceptos que se emplean indistintamente, pero definitivamente son nociones diferentes. La confusión surge cuando a la información se le considera como correspondiente a saber o conocimiento, cuando saber y conocer se equiparan, cuando pensar se reduce a procesar- recibir información. No obstante, conocer y pensar no consisten solamente en almacenar, tratar y comunicar datos, en consecuencia información no es en sí conocimiento. El acceso a ella no avala en absoluto desarrollar procesos originales de pensamiento ni cognoscitivos.

 

Para que la información que recibimos se torne en conocimiento es necesario desarrollar y aplicar una serie de estrategias. Primero habrá que distinguir [mediar] la información que nos interesa. Luego debemos analizarla desde una postura reflexiva, deconstruyendo el mensaje, para después co- construirlo desde nuestra propia realidad, desde nuestra perspectiva de conocimiento.

 

Por lo que la oferta que, insistentemente se nos hace de acceso instant√°neo, global y factible a grandes vol√ļmenes de informaci√≥n desde las TIC, [caso concreto Internet]¬† no va a ser garant√≠a de mayor conocimiento, ni de mayor educaci√≥n. As√≠, contemplando esta perspectiva podemos afrontar la evoluci√≥n y el progreso de las nuevas tecnolog√≠as de tal forma seamos capaces de crear una sociedad m√°s humana y justa donde las herramientas tecnol√≥gicas y el quehacer humano se integren a la par de las diversas caracter√≠sticas sociales que nos conforman sin caer en determinismos tecnol√≥gicos o alienaciones culturales provenientes del mercantilismo.

[2] Ausubel, Hanesian y Novak, tambi√©n indican que al dirigir las actividades de aprendizaje de los estudiantes, ‚Äúla principal funci√≥n del profesor ya no es, o ya no debiera ser, la de darles informaci√≥n‚Ķ esta funci√≥n podr√≠a ser ejecutada con m√°s eficiencia mediante materiales de ense√Īanza adecuadamente programados.‚ÄĚ (1983. p. 432). Lo que en nuestro caso bien podr√≠a incluir los recursos que Internet y las TIC nos ofrecen hoy d√≠a, bajo una mediaci√≥n ordenada y preparada por el mismo maestro.

[3] En cerca de 13,200 instituciones de educación (Red Escolar, 2005), principalmente del nivel básico en México, [primarias- secundarias oficiales, escuelas normales y centros de maestros] el Aula de Medios es el espacio físico donde están ubicadas las computadoras con acceso a Internet, junto a equipos de video y recepción TV vía satelital [Red Edusat], y materiales multimedia [programas educativos o software, videocasetes, etcétera].

ISSN 1668-5024
URL del Documento:
https://cienciared.com.ar/ra/doc.php?n=460

URL de la Revista:
https://www.hologramatica.com.ar

7368 Visitas
Volver 
Hologramática es una Publicación Académica con referato de la Facultad de Ciencias Sociales de la UNLZ - Juan XXIII y Ruta 4 (1832) Lomas de Zamora
0054- 11- 4282-5050 4282 7040 int 2180  Buenos Aires - Argentina
ISSN 1668-5024

Creative Commons License

Hologramática by Hologramática is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 2.5 Argentina License.
Based on a work at https://www.hologramatica.com.ar/.


Publicado con Lapacho ® Revistas Académicas 2.0