Publicado el 26-04-2006 / Edición Nº 4 / Año III

 














POSIBILIDADES DEL COMERCIO ELECTR√ďNICO EN LA ERA DIGITAL.
por FernŠndez Falero, Rosario
Universidad de Extremadura
FernŠndez Falero, Rosario - Peral Pacheco, Diego (26-04-2006). POSIBILIDADES DEL COMERCIO ELECTRÓNICO EN LA ERA DIGITAL..
HOLOGRAMATICA - Facultad de Ciencias Sociales UNLZ
Año III, Número 4, V1, pp.55 -67
ISSN 1668-5024
URL del Documento : https://cienciared.com.ar/ra/doc.php?n=374
URL de la Revista : https://www.hologramatica.com.ar
Botn Derecho para Descargar Documento Completo
(PDF)
78289 Bytes

RESUMEN:
<SPAN style="FONT-SIZE: 12pt; FONT-FAMILY: 'Times New Roman'; mso-fareast-font-family: 'Times New Roman'; mso-ansi-language: ES; mso-fareast-language: ES; mso-bidi-language: AR-SA"> <P class=MsoNormal style="MARGIN: 0cm 0cm 0pt; LINE-HEIGHT: 150%; TEXT-ALIGN: justify">( Fernández Falero, Mª del Rosario y <SPAN style="FONT-SIZE: 12pt; FONT-FAMILY: 'Times New Roman'; mso-fareast-font-family: 'Times New Roman'; mso-ansi-language: ES; mso-fareast-language: ES; mso-bidi-language: AR-SA">Peral Pacheco, Diego)</SPAN></P> <P><SPAN style="FONT-SIZE: 12pt; FONT-FAMILY: 'Times New Roman'; mso-fareast-font-family: 'Times New Roman'; mso-ansi-language: ES; mso-fareast-language: ES; mso-bidi-language: AR-SA"></SPAN>En este trabajo realizamos una revisión de todas las modalidades de comercio surgidas gracias a la tecnología digital. Utilizando las fuentes de información hemos encontrado distintas formas de comerciar, nacidas al amparo de los avances tecnológicos, que están originando una serie de cambios sociales y económicos, tales como comprar independientemente del lugar donde nos encontremos y a cualquier hora del día: esto es, lo que se conoce como comercio ubicuo.</SPAN> </P>
PALABRAS CLAVE: Comercio electr√≥nico, comercio por televisi√≥n, comercio por m√≥viles, comercio ubicuo.
ABSTRACT:
In this work we realize a review of all the possibilities of commerce that have been arisen Thanks to the help of the digital technology. Using the sources of information we have found different ways of commerce, they arisen thanks to the fact that technological advances have been originating. A lot of social and economic changes, such as buying independently of the place where we are and at any hour of the day, this is what are known as ubiquitous commerce.
KEYWORDS: electronic commerce, televisi√≥n commerce, mobil commerce, ubiquituos commerce.

1. Introducción

 

El comercio ha ido evolucionando a lo largo del tiempo y se ha ido adaptando a las nuevas tecnolog√≠as; as√≠, con la llegada de Internet surge el comercio electr√≥nico, y al amparo de la revoluci√≥n digital en los medios de comunicaci√≥n, nos encontramos con el comercio por televisi√≥n, el comercio por radio, el comercio por m√≥vil, y as√≠ sucesivamente, surgiendo el concepto de comercio ubicuo -o sea, comprar y vender a trav√©s de cualquier medio tecnol√≥gico-; o u-commerce (Watson, 2002), que puede por tanto definirse como: ‚ÄúEl uso de redes ubicuas de comunicaci√≥n para realizar transacciones entre una firma y sus clientes para proporcionar un nivel de valor, mas all√° del comercio tradicional‚ÄĚ.

Así pues, el comercio ubicuo forma parte de la sociedad de la comunicación (--Millán, 2005), basada en el sector multimedia y que se apoya en tres conceptos básicos:

“- La integración, como la unión de todos los medios (prensa, radio, televisión, telefonía e Internet).

- La globalización: la cobertura internacional.

- La interacci√≥n: no nos limitamos a exponernos ante el medio, interactuamos con √©l‚ÄĚ

 

De este modo el comercio ubicuo (Holtjona, 2004) o u-commerce es un nuevo paradigma que ampl√≠a la era de Internet proporcionando ubicuidad, universalidad, y originalidad, extendi√©ndose m√°s all√° del comercio electr√≥nico tradicional e integrando la radio y la televisi√≥n, y tanto la voz como el comercio silencioso (Telef√≥nica, 2003); es decir ‚Äúoportunidades de negocio derivadas de la capacidad de utilizar microprocesadores y dispositivos econ√≥micos para dotar de inteligencia e interactividad a los objetos cotidianos‚ÄĚ.

 

El comercio ubicuo (Holtjona, 2004) se caracteriza precisamente como su propio nombre indica por su ubicuidad: las computadoras estar√°n en todas partes y, como obviamente todos sabemos, se pueden conectar a Internet.

 

La universalidad inherente a este tipo de comercio eliminará los problemas de incompatibilidad derivados de la ausencia de normalización previa, como por ejemplo ocurre con el caso del uso de teléfonos móviles en distintas redes. Ofrecerá servicios universales que permitirán conectarse en cualquier momento y en cualquier lugar.

 

El u-commerce tambi√©n se caracteriza por a√Īadir informaci√≥n √ļnica, de manera que cada usuario en funci√≥n de sus preferencias, lugar, y otras circunstancias, recibir√° una informaci√≥n adaptada a sus necesidades, diferenciada de la que pueda recibir cualquier otro individuo.

 

En cuanto a los componentes del comercio ubicuo, teniendo en cuenta que se trata de una combinación de radio, televisión, voz y comercio silencioso con el comercio electrónico, podemos considerar los siguientes:

  • Comercio electr√≥nico: que es el uso de Internet y de la web para hacer transacciones comerciales.
  • El comercio sin hilos, que permite a cualquier usuario conectarse sin necesidad de buscar un punto de Red, con lo que se gana en movilidad y posibilidades de satisfacer las necesidades de los clientes o compradores en el momento en que lo necesitan.
  • El comercio por la voz o v-commerce, consistente en que algunas p√°ginas web tienen tecnolog√≠a de reconocimiento de voz, de manera que permiten realizar algunas operaciones mediante instrucciones orales, lo que evidentemente es una forma de facilitar las compras al cliente, hecho que √©ste tendr√° en cuenta al realizar sus negocios en una p√°gina u otra en funci√≥n de los servicios tecnol√≥gicos que ofrezca cada una.
  • El comercio por televisi√≥n y radio permite comprar y vender a trav√©s de las mismas.
  • Finalmente, se habla de comercio silencioso cuando se permite realizar cualquier transacci√≥n comercial gracias a la tecnolog√≠a que permite que objetos de uso diario sean interactivos e inteligentes.

 

2. Material y método

Para realizar este trabajo realizamos una b√ļsqueda de informaci√≥n en Internet mediante el uso de buscadores como Google, Yahoo y otros y en Bases de datos tales como¬† ABI Inform, que es un banco de datos especializado en econom√≠a, con lo cual podremos analizar la documentaci√≥n recuperada no s√≥lo desde el punto de vista t√©cnico, sino tambi√©n econ√≥mico, dado que el comercio ubicuo es un tipo de transacci√≥n que supone un notable sector econ√≥mico en alza.

 

3. Resultados

En lo  que al comercio electrónico se refiere, se trata de un medio muy desarrollado que a través de la Red nos permite realizar transacciones comerciales de diversa índole; así, tendremos distintos tipos de comercio en función de quiénes intervengan en la transacción comercial -Empresa, Consumidores o Administración-:

 

√ľ¬†¬†¬†¬†¬† Business to Business¬† o B2B: comercio entre empresas

√ľ¬†¬†¬†¬†¬† Business to Consumers o B2C: comercio entre empresa y consumidor

√ľ¬†¬†¬†¬†¬† Consumer to Business o C2B: comercio entre consumidores y empresas

√ľ¬†¬†¬†¬†¬† Consumers to Consumers o C2C: comercio entre consumidores

√ľ¬†¬†¬†¬†¬† Business to Administration o B2A: comercio entre empresa y administraci√≥n

 

Asimismo, esta tecnolog√≠a lleva mucho tiempo en uso como as√≠ lo corroboran los distintos datos que indican que el e-commerce va formando parte de nuestras vidas de modo significativo. Seg√ļn datos de la Comisi√≥n del mercado de las tecnolog√≠as (Comisi√≥n, 2005) ‚ÄúEl comercio electr√≥nico en Espa√Īa alcanza en el segundo trimestre del 2005 un volumen de negocio de 393 millones de euros, un 25% m√°s que el trimestre anterior, y un total de 4,6 millones de operaciones, un 14% m√°s que el periodo anterior‚ÄĚ.

 

En definitiva, Internet ha supuesto una revoluci√≥n en el mundo del comercio y de la econom√≠a en general, pues no s√≥lo afecta al n√ļmero de operaciones que se est√°n realizando, sino a la Red en s√≠: est√° suponiendo un duro ataque a las audiencias de los medios de comunicaci√≥n, teniendo en cuenta que el acceso dom√©stico a Internet se produce normalmente en nuestro tiempo de ocio, tiempo que evidentemente estamos quitando de ver la televisi√≥n o de o√≠r la radio; todo esto se puede ver en cifras: la audiencia a trav√©s de Internet ha variado del uno por ciento en 1996 al 7 por ciento en 1999 (Bustamante, 2002).

 

Dentro del Wireless commerce destaca la ‚ÄúTelefon√≠a m√≥vil‚ÄĚ, dado que las nuevas capacidades de los m√≥viles (Accenture, 2005) van a generar diferentes oportunidades, as√≠:

 

√ľ¬†¬†¬†¬†¬† Desaparece el video: ahora los m√≥viles incluyen video conferencias, video clips, etc.; una vez casi superados los problemas t√©cnicos en cuanto a tama√Īo de la pantalla, calidad de las im√°genes y poca duraci√≥n de la bater√≠a, supondr√° un gran avance que vendr√° de la mano de tecnolog√≠as tales como el LED org√°nico, el cual mejorar√° considerablemente la tecnolog√≠a del m√≥vil adapt√°ndolo al mercado electr√≥nico y convirtiendo a √©ste en uno de los pilares b√°sicos del comercio electr√≥nico.

 

√ľ¬†¬†¬†¬†¬† A finales del 2004, las c√°maras tel√©fonos de dos megap√≠xel declararon la guerra a las c√°maras fotogr√°ficas digitales. Esta tendencia continuar√° con la aparici√≥n de otros usos de los m√≥viles tales como poder leer c√≥digos de barras, comprar productos, comparar los precios y solicitar las ofertas. Tambi√©n aparece como posibilidad el empleo del m√≥vil como webcam y realizar otros usos de la c√°mara.

 

 

√ľ¬†¬†¬†¬†¬† En lo que a m√ļsica se refiere,¬† microtel√©fonos equipados con¬† MP3,¬† sintonizadores de FM/AM y grabadores de voz son muy comunes actualmente. As√≠, Nokia est√° yendo m√°s all√° con lo que ha denominado Visual radio, sistema por el que los oyentes pondr√°n enviar informaci√≥n sobre las canciones a las emisoras de radio y que funcionar√° en las dos direcciones; de este modo las emisoras pueden enviar las letras de las canciones, fotos del interprete, etc. a los m√≥viles, con lo cual todas la emisoras tendr√°n un canal por el cual vender entradas a un concierto, tonos para el m√≥vil, o discos del cantante o grupo que est√© sonando en ese momento.

 

√ľ¬†¬†¬†¬†¬† Los juegos electr√≥nicos en los dispositivos m√≥viles conforman un mercado en expansi√≥n; aqu√≠ las previsiones apuntan un valor de 2.8 billones de d√≥lares americanos en todo el mundo para el 2006. Este mercado supone un gran desaf√≠o t√©cnico y de contenidos adem√°s de la dificultad que puede suponer su venta a trav√©s del m√≥vil; pero pese a ello se prev√© que para el¬† 2006, 114 millones de personas en todo el mundo jueguen juegos en l√≠nea, una cifra m√°s que aceptable comparando con los 50 millones que se calculan actualmente.

 

√ľ¬†¬†¬†¬†¬† Los sistemas de pago se van afianzando con el tiempo y finalmente est√°n ganando terreno entre consumidores, minoristas, bancos, vendedores y redes de pago. Para finales del¬† 2005, las transacciones por m√≥viles en los EE.UU., Europa occidental y Jap√≥n se espera que sean del orden de $7 mil millones, $15 mil millones y $12 mil millones respectivamente. El que se cumplan estas cifras supone un gran desaf√≠o, pero los estudios de mercado muestran a muchas empresas y usuarios del m√≥vil interesados en estos sistemas de pago.

 

√ľ¬†¬†¬†¬†¬† En el mercado industrial, los dispositivos m√≥viles suponen una revoluci√≥n ya que pueden usarse para: video-vigilancia, lecturas m√©tricas, control del medio ambiente, transporte, acci√≥n y gesti√≥n del inventario as√≠ como muchos otros usos.

 

El comercio por voz -o Voice commerce, o v-commerce- (Egly, 2005), que supone el uso de tecnolog√≠as de reconocimiento de voz con fines comerciales est√° en un proceso de expansi√≥n: en una encuesta hecha por Accenture a 850 ejecutivos de 25 pa√≠ses, se obtiene la conclusi√≥n de que los pr√≥ximos tres a√Īos ser√°n de incremento de la aplicaci√≥n de la tecnolog√≠a de voz a transacciones comerciales, ya que tan s√≥lo el 6% de los encuestados aseguraban tener este tipo de tecnolog√≠a y se mostraban satisfechos con los resultados que se estaban obteniendo, mientras que un 30% expresaban un gran inter√©s tanto por su parte como por la de su empresa, de manera que esperaban contar con esta nueva posibilidad de comercio no m√°s all√° de los pr√≥ximos tres a√Īos.

 

Estados Unidos presenta apenas un 15% de empresas con esta tecnología y se espera llegar al 45% en un futuro no muy lejano, frente al 2% de uso actual en Europa y Japón con una previsiones del 23%, siendo los servicios financieros y gubernamentales los más demandados por los usuarios de voz.

 

En el caso del comercio por televisi√≥n o t-commerce, √©ste viene de la mano de la televisi√≥n digital, la cual va a suponer una revoluci√≥n en nuestras vidas como bien indica Tatiana Mill√°n en su art√≠culo ‚ÄúLa televisi√≥n digital y sus repercusiones comunicativas: de p√ļblicos a usuarios‚ÄĚ (Mill√°n, 2005), donde pone de manifiesto que vamos a pasar de una ‚Äútelevisi√≥n generalista‚ÄĚ a una ‚Äútelevisi√≥n tem√°tica‚ÄĚ que no es gratis, carente de cortes publicitarios y ofreciendo numerosos servicios a los que¬† nunca se hab√≠a accedido antes a trav√©s de la pantalla del televisor. Y todo ello gracias a la interactividad, la cual permite al telespectador desde elegir al ganador de un concurso hasta realizar determinadas compras y todo ello sin moverse de su sill√≥n, exactamente igual que con un ordenador (y si en este momento queda muy clara la diferencia entre una televisi√≥n y un ordenador, en un futuro el solapamiento en las posibilidades de accesos, servicios y respuestas o sea interactividad va a hacer que converjan de tal manera que se desdibuje esa l√≠nea que los diferencia con tanta claridad).

 

En cuanto a la programación televisiva vamos a pasar de una situación tradicional de la programación, separada por géneros y franjas horarias, a la posibilidad de que el telespectador elabore una programación a la carta sin tener que esperar la hora a la que se inicia su programa favorito.

Gracias a Internet (Mill√°n, 2004) se han creado ‚Äúnuevos h√°bitos en el consumidor. Se trata de un medio de comunicaci√≥n que nace con una filosof√≠a b√°sicamente interactiva. Contrariamente a la prensa, la radio o a la televisi√≥n tradicional, Internet da opci√≥n al usuario a participar en la construcci√≥n de sus propios contenidos, e incluso a modificarlos bajo determinadas circunstancias. Multitud de teor√≠as hasta ahora asociaban el medio televisivo a la pasividad de un usuario que sucumbe a la fuerza¬† de un emisor al que se otorga un gran poder de persuasi√≥n. Pero a partir de la d√©cada de los noventa el desarrollo de la televisi√≥n digital va a dar lugar al nacimiento de un nuevo medio donde se habla ya de elementos de cambio claves. La filosof√≠a de Internet pasa a la televisi√≥n y la nueva era se distingue por la confluencia de medios en la red o por la adopci√≥n de su planteamiento de relaci√≥n con los usuarios‚ÄĚ.

 

La nueva televisión se caracteriza por su especialización temática, lo que llevará a que los tradicionales índices de audiencia del 25% por el que luchan todas las cadenas van a disminuir ampliamente considerándose satisfactorios valores del 2%.

 

Pero no todos consideran la desaparici√≥n de la televisi√≥n cl√°sica: algunos investigadores creen que lo m√°s probable es que tenga que realizar algunas modificaciones y ajustes, pero no desaparecer√° (Mill√°n, 2005) debido a que ‚ÄĚse ajusta a las exigencias de los reg√≠menes democr√°ticos y a los del mercado publicitario. En primer lugar teniendo en cuenta la importancia de la televisi√≥n como fuente de informaci√≥n de los ciudadanos (el primer medio de informaci√≥n para la mayor√≠a), el Estado debe asegurar a todos y a cada uno el libre acceso, sin contrato financiero, a la informaci√≥n m√≠nima para el ejercicio de sus prerrogativas como ciudadano. En segundo lugar, a pesar de todo lo que se ha contado en los √ļltimos a√Īos sobre fragmentaci√≥n de los oyentes y el establecimiento de p√ļblicos meta, la econom√≠a capitalista siempre tiene necesidad de una publicidad que se dirija a todos‚ÄĚ.

 

En definitiva, una vez que hemos concretado qué es la televisión digital y qué va a suponer en nuestras vidas, pasamos a especificar en qué va a consistir comprar y vender en este medio y, dadas sus características, las posibilidades que ofrece a compradores y vendedores.

 

Cuando se habla de comercio, todos pensamos en estanter√≠as repletas de productos que el comprador escoge no s√≥lo mir√°ndolos sino toc√°ndolos, oli√©ndolos..., es decir, compramos con todos nuestros sentidos; por tanto resulta muy dif√≠cil imaginarnos qu√© vamos a comprar a trav√©s de la pantalla de la televisi√≥n, si bien el comercio por Internet o sea a trav√©s de la pantalla del ordenador va aumentando su n√ļmero de usuarios; pero dadas sus caracter√≠sticas, Internet no es un medio tan introducido en la sociedad ni con tanto p√ļblico como la televisi√≥n. Pero evidentemente la compra a trav√©s de la televisi√≥n es un actividad que ya se puede hacer y empieza a tener √©xito; de hecho una primera prueba se hizo en a√Īo 2002 con un programa de la cadena NBC (t-commerce, 2002), concretamente la serie de televisi√≥n Will & Grace: durante su emisi√≥n los espectadores fueron invitados a entrar en NBC.com y comprar una camisa que llevaba puesta la actriz Debra Messing que interpretaba a Grace en dicha serie, y el resultado fue que en menos de un d√≠a se ganaron 156.000 U$S fruto de la venta de la camisa. Por tanto, qued√≥ demostrado que el telespectador estaba m√°s que preparado para acceder al comercio por televisi√≥n. La situaci√≥n actual en Estados Unidos es que el comercio por televisi√≥n, gracias a la televisi√≥n digital, es un hecho.

 

La situaci√≥n en Espa√Īa (G√≥mez, 2002) tiene sus caracter√≠sticas propias. Hay tres tecnolog√≠as que est√°n luchando por hacerse con el mercado de la televisi√≥n interactiva -por sat√©lite, cable y terrestre-; como todos sabemos la primera de las mencionadas fue la que lleg√≥ antes y ya tiene su sitio dentro de la sociedad espa√Īola. As√≠, la televisi√≥n digital por sat√©lite se instala en nuestras casas en el a√Īo 1997, y en la actualidad est√° bien establecida como tal; pero ante la llegada de las otras dos modalidades tecnol√≥gicas est√° saliendo de su letargo e intenta mejorar sus contenidos y servicios con el fin de que el espectador no cambie de canal.

 

El hecho de que la televisi√≥n digital por sat√©lite fuera la plataforma pionera hizo que en el a√Īo 2002 tuviera unos 1,1 millones de abonados (en el caso de Canal Sat√©lite Digital) y 700.000 (en el caso de V√≠a Digital), de manera que casi un 25% de los hogares espa√Īoles ten√≠an acceso a los servicios de la televisi√≥n por sat√©lite. Si bien es una cifra muy elevada, es muy inferior a la de otros pa√≠ses: as√≠ en Reino Unido BSkyB cuenta con casi 5 millones de clientes, y si tenemos en cuenta que hay unos 9.8 millones de internautas, es casi la mitad de esta cifra.

 

La interactividad supone mucho más que la mera existencia de muchos canales y distintos contenidos, ofreciendo también otras posibilidades como el comercio por televisión. La pasarela comercial es una evolución de la antigua teletienda que invadía la programación intempestivamente.

 

Puesto que una de las caracter√≠sticas m√°s nombradas de la televisi√≥n digital es que no tiene publicidad, todos nos hemos planteado cu√°l va a ser su medio de financiaci√≥n; por ejemplo, la financiaci√≥n obtenida mediante la pr√°ctica de que determinadas firmas comerciales paguen porque sus productos sean utilizados en determinadas series de televisi√≥n, ahora van a ir a m√°s, pues no s√≥lo van a darle publicidad sino que se pueden vender. Esto har√° que el n√ļmero de patrocinadores de los distintos programas televisados aumente considerablemente. A√ļn as√≠ (G√≥mez, 2002) ‚Äúalgunos servicios interactivos los paga el proveedor (por ejemplo los bancos), y otros los abonados (servicios especiales de Bolsa) y el resto pueden ir incluidos en el coste de suscripci√≥n. En encontrar un equilibrio entre todos estos factores reside la clave de su rentabilidad‚ÄĚ.

 

En resumen, las formas de vender en la  televisión interactiva serán:

√ľ¬†¬†¬†¬†¬† La tradicional teletienda

√ľ¬†¬†¬†¬†¬† Canales espec√≠ficos de venta que, por ejemplo en el caso de Digital plus, es una copia exacta de lo que hay en Internet, las mismas im√°genes, textos , etc..

√ľ¬†¬†¬†¬†¬† La posibilidad de comprar cuando se est√° viendo una serie, pel√≠cula, acontecimiento deportivo, etc.

 

En cuanto a los productos en venta, estos van a ser desde grandes éxitos a productos cercanos al consumidor. Además, la información es fácilmente accesible: sólo hay que tocar una tecla -no hay que encender el PC, acceder a Internet, y buscar el producto en la Red: te lo están ofreciendo por la pantalla de tu televisor en el momento en que lo necesitas-.

           

4. Conclusiones

·        Ante el reto de las nuevas tecnologías digitales, el comercio electrónico se enfrenta a la multiplicidad de medios que pueden facilitar y, en algunos casos, mejorar las transacciones comerciales, surgiendo el comercio ubicuo.

·        El comercio ubicuo podemos definirlo como comprar y vender a través de cualquier medio tecnológico, en cualquier lugar y a cualquier hora.

·        El comercio ubicuo en la actualidad está compuesto por comercio electrónico, comercio por televisión, comercio por radio, comercio por voz, comercio por móvil y comercio silencioso.

 

5. Bibliografía

 

Accenture, (2005) ‚ÄúThe evolution of mobile applications‚ÄĚ

http://www.accenture.com/xd/xd.asp?it=enweb&xd=industriescommunicationsaccessmc38.xml&c=acnaccess_0105&link=applications#top

 

BUSTAMANTE, E. (2002): Comunicación y cultura en la era digital. Gedisa, Barcelona.

 

Comisi√≥n del Mercado de las Tecnolog√≠as, (2005). ‚ÄúInforme sobre el comercio electr√≥nico en Espa√Īa a trav√©s de entidades de medios de pago (2¬ļ Trimestre 2005)‚ÄĚ http://www.cmt.es/cmt/centro_info/publicaciones/pdf/comercio-e/2T05.pdf

 

Egly, T.D. Et al, (2005), ‚ÄúIs Voice Commerce the Next Wave?‚ÄĚ

http://www.accenture.com/xd/xd.asp?it=enweb&xd=industries%5Ccommunications%5Caccess%5Cwe04.xml

 

G√≥mez, I.(2002). ‚ÄúTelevisi√≥n interactiva en Espa√Īa (II): el sat√©lite y la ventaja de ser el primero‚ÄĚ http://www.baquia.com/noticias.php?id=9120

 

Holtjona Galanxhi-Janaqi; Fiona Fui-Hoon Nah. (2004), ‚ÄúU-commerce: emerging trends and research issues‚ÄĚ, Industrial Management & Data Systems vol 104, n¬ļ 9, pp. 744-755.

 

Lowe, M. (1999) ‚ÄúBusiness information at work‚ÄĚ. London: Aslib.

 

Millán Paredes, T. (2005), "La televisión digital y sus repercusiones

comunicativas: de p√ļblicos a usuarios". Ambitos Julio.

 

Mill√°n Paredes, T. (2004), ‚Äú¬ŅPantalla o terminal?:Un nuevo concepto de televisi√≥n‚ÄĚ. Revista latina de comunicaci√≥n social, Enero,-Junio, vol 7 n¬ļ57.
http://www.ull.es/publicaciones/latina/20041157tatiana.htm

 

‚ÄúT-commerce takes off‚ÄĚ. (2002), Impression, julio vol 26 n¬ļ 4 pag 16.

http://proquest.umi.com/pqdweb?did=138607201&sid=1&Fmt=4&clientId=70538&RQT=309&VName=PQD

Telef√≥nica (2003). ‚Äúe- Commerce: Seguridad en los negocios‚ÄĚ.

http://195.235.232.62/catalogoTEE/seguridad/perimetral/deteccion_intrusos/prensa.html

 

Watson, R.T., Pitt, L.F., Berthon, P., Zinkhan, G.M.(2002) "U-commerce: expanding the universe of marketing", Journal of the Academy of Marketing Science, 30, 4, 329-43.

 

Zapardiel, Juan; Santos, Manuel. (2002), ‚ÄúUbiquitous commerce: a new framwork for consumption taxes‚ÄĚ.

 

 

 

 

 

 

 

ISSN 1668-5024
URL del Documento:
https://cienciared.com.ar/ra/doc.php?n=374

URL de la Revista:
https://www.hologramatica.com.ar

8977 Visitas
Volver 
Hologramática es una Publicación Académica con referato de la Facultad de Ciencias Sociales de la UNLZ - Juan XXIII y Ruta 4 (1832) Lomas de Zamora
0054- 11- 4282-5050 4282 7040 int 2180  Buenos Aires - Argentina
ISSN 1668-5024

Creative Commons License

Hologramática by Hologramática is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 2.5 Argentina License.
Based on a work at https://www.hologramatica.com.ar/.


Publicado con Lapacho ® Revistas Académicas 2.0